La zona visitante del Madrigal tendrá el miércoles un excelente aspecto y un color azul celeste debido al desembarco en Vila-real de los seguidores del Manchester City, que se contarán por miles para la cita que, para ellos, puede suponer asegurarse su presencia en competiciones continentales una vez finalice la liguilla de la Champions. El Manchester City ha solicitado al Villarreal un total de 1.470 entradas para sus supporters residentes en Gran Bretaña, que irán llegando a primera hora del miércoles a nuestro país en diferentes vuelos que aterrizarán en Valencia, Alicante y Reus. Además, la expedición del Manchester irá acompañada en su vuelo chárter por otros 200 seguidores, entre familiares de los jugadores y directivos y compromisos publicitarios de la entidad mancuniana.

No serán los únicos ingleses que acudan al Madrigal en la cuarta jornada de la Liga de Campeones, ya que otro buen número de fans del Manchester City llegarán a Vila-real desde sus respectivas residencias en España. Estos, al contrario que los supporters procedentes de las islas británicas, sí deberán pasar por taquillas para acceder al estadio.

Ni el club amarillo ni las fuerzas de seguridad que se encargarán de controlar los aledaños y el interior del Madrigal esperan la llegada de los llamados hooligans, los seguidores más radicales del equipo de Manchester. Aunque la seguridad se redoblará con respecto a un partido normal, las anteriores experiencias con equipos británicos siempre han sido positivas y nunca ha habido incidentes de consideración. H