De todos es conocida la especial predilección que Juan Carlos Garrido tenía por Bruno Soriano, ya que el extécnico, una persona clave en la carrera profesional del centrocampista, se considera el descubridor del talentoso centrocampista, el que le relanzó hasta llegar al primer equipo y, tras el Mundial de Suráfrica, a la selección española. Sin embargo, el futbolista de Artana avala el relevo producido en el banquillo.

“Posiblemente nos hacía falta un cambio. Varía el sistema, la forma de entrenar y, además, la gente coge más energía”, explica Bruno, que añade que el Villarreal de Molina “no ha cambiado la filosofía de juego, pero sí la intesidad”.

“Desde su llegada, Molina le ha dado tranquilidad al equipo para trabajar. Confiamos en él y pensamos en positivo”, comenta Bruno, que incide en esa intensidad máxima que pide Molina para afrontar los 20 encuentros que restan de Liga: “Tengo mucha confianza en que haremos un gran partido el lunes porque tenemos que sacar lo mejor que llevamos dentro. El inicio será importante, pero la clave está en dar la máxima intensidad”. H