El Comité de Competición entró de oficio en el pisotón de Pepe a Messi en la ida de los cuartos de final de la Copa, pero solo para amonestar al central portugués del Madrid, una decisión que no ha sentado bien en Barcelona y permitirá al madridista jugar la vuelta en el Camp Nou. Ayer, el azulgrana Iniesta criticaba la pasividad del comité disciplinario. “Se hace difícil que una acción como la de Pepe quede sin nada”, apuntó el internacional del Barça de una acción sobre la que “las imágenes hablan por sí solas”.