Cuando mejor está jugando Iniesta, el bíceps femoral de su pierna izquierda se empeña en romperse. Hasta tres veces ha sucedido esta temporada, frustrando al centrocampista manchego porque cada vez que su magia sobrevuela el césped, ese músculo maldito (11 jugadores del Barcelona han padecido lesiones en el bíceps femoral) le envía a la enfermería. Guardiola y los suyos deberán vivir las próximas tres semanas sin Iniesta. Además, con la lesión de Alexis (esguince en la clavícula izquierda, después de ser empujado por Pepe), el técnico azulgrana se queda con tan solo 14 jugadores del primer equipo para las citas más inminentes. La primera, mañana en El Madrigal, pero luego viene la ida de la semifinal de la Copa del Rey, más Liga...

Iniesta peleó la pelota con Arbeloa, cayó en mala postura -ni media hora se llevaba de clásico- y se torció el gesto. Se conoce el cuerpo mejor que nadie. Ahora, después de encadenar tres lesiones en la misma pierna (la izquierda), el mismo músculo (el bíceps femoral), pero en diferentes meses (septiembre, diciembre y enero). Notó un sonido extraño, se tiró al suelo del Camp Nou y buscó con la mirada a Ricard Pruna, el médico del Barcelona.

ÁNIMOS DE CESC // Ayer, tras ser sometido a diversas pruebas, el club confirmó el diagnóstico: rotura del bíceps femoral de la pierna izquierda. O sea, la tortura de esta temporada que no deja vivir tranquilo a Iniesta. “Me sabe muy mal, he hablado con él, es muy amigo mío”, comentó Cesc, recordando que él ya padeció la pasada temporada, en el Arsenal, una experiencia muy similar.

Por eso, Cesc quiso lanzar un mensaje de esperanza a Iniesta. “Le estamos esperando. Es, con Leo, el más desequilibrante del mundo”, recordó el excentrocampista del Arsenal, tras lamentar también la baja de Alexis. “Nos da mucho, pero somos los que somos. Esto es el Barça y aquí no hay excusas”, dijo Fàbregas.

EL ‘SOFTWARE DE PEP’ // Por lo tanto, Guardiola se queda ahora con lo puesto. Sin Afellay, Villa, Fontàs, Iniesta, Alexis y Keita (el malí no está lesionado, pero disputa la Copa de África). Apenas 12 jugadores de campo y dos porteros para El Madrigal. Está Cuenca (ya es uno más del primer equipo), en tanto que ayer se entrenó Cristian Tello (extremo del filial), abriéndose otra vez la puerta para Sergi Roberto.

Mientras, Cesc sigue conociendo el lenguaje táctico del Barça. “Parece que si no marco un gol, juego mal. No estoy contento con mi partido. Debo mejorar muchísimo. No se puede coger en dos días el software que ha creado el míster. En el Arsenal me movía por donde quería, tenía un juego más directo y nervioso. Aquí veo a Leo y me digo: Dale el balón y a ver qué hace. Sé que me falta la paciencia que tiene Xavi, Busquets, el Barça, vamos...”, explicó. H