Los atletas italianos que representarán a su país en los Juegos Olímpicos de Londres no podrán hacer uso de las redes sociales durante la disputa de los mismos, según el contrato que deberán firmar con el CONI (Comité Olímpico Nacional de Italia). La medida determinada por el presidente del organismo, Gianni Petrucci, de 67 años, forma parte de un documento de 13 páginas de obligado cumplimento.

El Facebook queda totalmente prohibido y en el Twitter solo se podrán insertar informaciones que no comprometan a "la competición, a los participantes o a las personas acreditadas y no sean de índole confidencial o privada".

La medida no solo afecta a los atletas, sino que se amplia al círculo del mismo, como entrenadores, asesores y hasta el vínculo familiar. La violación de este decreto puede suponer al atleta una multa de hasta 100.000 euros. "En el Twitter deberá mantenerse el espíritu olímpico", según ha manifestado el CONI desde Italia y cuyas primeras reacciones ya se recogen hoy martes en las redes sociales. También queda limitado el envío de caricaturas, vídeos y fotografías desde la villa olímpica.