Más de 4.000 aficionados del Villarreal respondieron a la llamada de la Agrupació de Penyes para demostrar a Fernando Roig que el club amarillo contará con el total respaldo de sus incondicionales para afrontar la próxima temporada el reto de volver por la vía rápida a Primera División.

Tornarem! fue la consigna más repetida y vitoreada por los seguidores que abarrotaron en la tarde de ayer la plaza de la Vila, en la que hizo acto de presencia el presidente del Submarino, visiblemente emocionado por las innumerables muestras de ánimo y cariño recibidas desde el mismo momento en el que se certificó el descenso. “Esta respuesta de la afición del Villarreal en este momento de dificultad no la voy a olvidar nunca”, expresó Roig, convencido de que con el apoyo de la masa social amarilla la próxima campaña será “la del regreso a Primera”, un ascenso que el máximo responsable de la entidad amarilla prometió a todos los presentes en la multitudinaria concentración de ayer.

“No sé qué más puedo decir a la gente. Hemos hecho las cosas mal, vamos a estar un año en Segunda y hay que redoblar las ilusiones de todos. Hay que ilusionar a todo el pueblo y a toda la provincia con un proyecto que sigue siendo sólido a pesar del accidente del descenso”, decía Roig a Mediterráneo, que ha visto a la afición “recuperada” tras el duro golpe del pasado domingo. H