Este es un campeonato muy abierto, donde ganará el más consistente, el más regular”. Esa era la receta de Alain Prost poco antes de iniciarse el Gran Premio de Mónaco. Esa ha sido también la seña de identidad del francés para acaparar cinco títulos en los años 80 y 90. Es también la estrategia de Ferrari, de Fernando

Alonso, catapultado a un liderato con el que casi nadie contaba hace un par de meses. Ganó Mark Webber, uno más, seis en seis carreras, lo nunca visto en la historia de este deporte. La ruleta sigue girando, unos van y otros vienen, pero Alonso, uno de los bicampeones, es el más constante en este campeonato de locos.

“No creo que haya nadie, ningún ingeniero, ningún diseñador que pueda dar una explicación a lo que está sucediendo, a este campeonato tan loco”, se lamenta Martin Whitmarsh, director de McLaren. Lewis Hamilton aún comprende menos. El inglés, peleado con los Pirelli, ha empeorado en carrera su puesto en la parrilla. “No sé lo que sucede, tenemos que trabajar más y más duro”. En el lado opuesto se sitúa Alonso, capaz de remontar en las seis carreras disputadas.

IMPOSIBLE ADELANTAR // También lo hizo ayer, y eso tiene más mérito en las estrechas calles de Mónaco. Que se lo digan a Nico Rosberg: “Estoy un poco frustrado porque tenía el coche más rápido, pero era imposible adelantar a Webber. Mantuvo la ventaja de la pole, sin errores”. Pero el asturiano sí supo. “Salía quinto y tenía dos objetivos, ganar una posición en la salida y otra en el cambio de ruedas, y conseguimos los dos”. En la arrancada superó a Romain Grosjean antes de que este le golpeara. El francés se fue después contra Schumacher y dio por acabada la carrera en la curva de Santa Devota.

Situado tras Hamilton, Alonso preparó su ataque. “Conservé los neumáticos y veía que él iba degradando, así que cuando llegó el momento le ataqué justo antes de la parada”, relata el asturiano.

El rendimiento no decaía y se cernía una amenaza de lluvia que hacía recomendable retrasar la parada. Así lo hizo Sebastian Vettel, el único de los diez primeros que había montado de salida la goma blanda. Y le dio un gran resultado. Pasó por la primera curva 6º y con esa estrategia le arrebató el cuarto lugar a Hamilton. Todo parecía estabilizado cuando unas gotas de lluvia sembraron dudas. Webber se volvió prudente y Rosberg, Alonso, Vettel, Hamilton y Massa formaron un tren tras el australiano. El asturiano es líder del Mundial en solitario. H