El Burriana, desconocido ayer, defraudó sobre el rectángulo de juego a los cerca de 300 seguidores celestes que se desplazaron hasta Quart de Poblet para presenciar el partido de ida de la fase de ascenso a Tercera División.

Durante la primera parte, los de Fernando Campos no supieron adaptarse del todo al terreno de juego, un campo de césped artificial especialmente rápido, mostrándose muy nerviosos.

Fue un Burriana gris que no creó ni una ocasión en la primera mitad. En el minuto 25, una jugada de Llácer, que desbordó a su par por la derecha, derivó en un preciso centro que Braulio convertía en el único tanto del partido.

Durante la segunda parte, los celestes mejoraron y pasaron a ser los dominadores del choque. En el minuto 57 vendría la primera ocasión, para Vicen, en la que tuvo que intervenir el portero local. Seis minutos después, Montoya envió el balón fuera por poco tras un buen cabezazo.

Así, Pablo Carrascosa, último refuerzo del Burriana, tuvo dos ocasiones más, pero ambas las mandó fuera. Y llegó el tiempo de descuento, donde los visitantes se precipitaron y el Quart aprovechó sus recuperaciones para crear dos ocasiones a la contra que sembraron el miedo en el cuerpo de los seguidores burrianenses. Ahora, tocará remontar en el San Fernando. H