Más de 2.000 seguidores austriacos invadieron el terreno de juego en el que se ejercitaba la selección española. Era día de fiesta en Schrums, de ahí que la expectación en el entrenamiento hizo que se desatara la locura por la Roja tras la sesión de trabajo.

Después, Fernando Torres compareció ante los medios, un día después de que Vicente del Bosque le confirmara entre los 23 elegidos para la Eurocopa, pese a las dudas que generaba. Con todo, el fuenlabreño reivindicó su presencia. “Los debates no los puedo parar”, dijo. “Creo que todos los que estamos aquí, estamos por méritos propios”, añadió antes de exponer sus logros con el Chelsea: “Me voy con la FA Cup y la Champions, creo que el final de temporada no ha sido malo”.

Torres defendió que llega “muy bien” a la cita, “físicamente fresco porque no he tenido la carga de partidos que otros compañeros”, antes de matizar que le hubiese gustado “jugar más con el Chelsea o llegar mejor al Mundial”. H