El compromiso de Marcos Senna con el Villarreal está fuera de toda duda. Si todavía quedan escépticos sobre la profesionalidad y la calidad humana del hispano-brasileño, el centrocampista les ha borrado todas las dudas de un plumazo aceptando ser el líder del nuevo Villarreal de Segunda División A, y no a cualquier precio, sino rebajando un cincuenta por ciento sus percepciones económicas, un recorte que no demasiados futbolistas del caché de Senna --campeón de Europa con España-- estarían dispuestos a afrontar. “Se ha hablado mucho sobre mi futuro en el tramo final de la temporada, y algunos clubs de Oriente Medio contactaron con mi agente (Eli Coimbra), nunca con ofertas oficiales. Pero mi prioridad siempre fue continuar en el Villarreal, no salir por la puerta trasera. La próxima temporada ganaré menos, la mitad, pero mi compromiso es honrar la camiseta del Villarreal”, apunta Marcos Senna, que ve al club que preside Fernando Roig con “fuerza” para “poder volver a la élite”.

GOLPE INESPERADO // El centrocampista, en una entrevista concedida a Globoesporte, reconoce que el descenso del Submarino ha sido un golpe muy duro “por lo inesperado”. “Estábamos convencidos de hacer una buena campaña, incluso en la Liga de Campeones, y nunca se nos pasó por la cabeza la posibilidad del descenso”, dice Marcos Senna sobre una temporada “rara” por “los dos cambios de entrenador” durante la Liga --”nunca había pasado en el Villarreal”, dice-- o “el cúmulo de lesiones” sufridas por el conjunto amarillo.

Senna, actualmente de vacaciones en Brasil, considera que será fundamental que el equipo amarillo se adapte pronto a la nueva categoría, “o de lo contrario sufriremos para volver a Primera División”. En este sentido, Marcos Senna reconoce que el Villarreal “es un club diferente”. “A pesar del duro golpe, el Villarreal quiere mantener a varios jugadores de la actual plantilla y seguir con la misma filosofía de formar futbolistas en las categorías de base”, una de las piedras angulares de los proyectos de las últimas campañas en amarillo.

AGRADECIDO A LA AFICIÓN // Desde su país natal, el de Sao Paulo vuelve a agradecer el detalle del club de bautizar uno de los accesos del Madrigal con su nombre --la ya famosa puerta 19-- y, sobre todo, el cariño que le ha demostrado la afición amarilla durante su larga etapa de diez años en la entidad amarilla: “Mi relación con la afición es fantástica. Incluso después de bajar me felicitaron y reconocieron mi trabajo y lo que he hecho por el Villarreal. Ellos fueron los primeros en pedir que siguiera en el equipo y por eso va a ser una gran satisfacción devolver al Villarreal a la élite”.

A punto de cumplir los 36 años --su cumpleaños es el próximo 17 de junio--, Marcos Senna sabe que el reto de ascender la próxima campaña con el Submarino será uno de los últimos capítulos de su exitosa vida deportiva, por lo que ve muy complicado poder volver a jugar en Brasil antes de colgar las botas. “Sobre todo por mi edad; ya no soy un chaval”, admite. Sus planes a corto y medio plazo están claros: “Mi idea es llevar al Villareal de regreso a Primera División, jugar un año más y cerrar mi carrera”. H