Paco Chinchilla ha vuelto a la carga para hacerse con el Castellón. Lo intentó el pasado verano, volvió a probar entre febrero y marzo... y ahora. El exfutbolista albinegro y, en la actualidad, asesor fiscal, ha retomado las negociaciones con Castellnou2005.

Si bien ayer ninguna de las dos partes quisieron confirmar el encuentro cara a cara que sí estaba previsto en Madrid, lo cierto es que Chinchilla lleva varios días en permanente contacto telefónico con José Manuel García Osuna. Chinchilla, impulsor del club de fútbol base Futur de Castelló, quiere tener la constancia fehaciente de que el club ha vuelto a la casilla de salida, es decir, a manos de los que realmente son sus dueños para, a partir de ahí, retomar la partida de ajedrez que quedó en estado latente desde hace un par de meses aproximadamente, desde la cercanía de la junta de accionistas del 24 de marzo orquestada por Jesús Jiménez.

En este tiempo, las condiciones, pese a que el club está cada vez peor y el tiempo apremia antes del fatídico 30 de junio, no han cambiado en exceso. Mediterráneo ha tenido acceso a la propuesta que Chinchilla envió a mediados de marzo (ver documento adjunto), desde su despacho en la capital de la Plana a la sede de Castellnou2005 en Pozuelo de Alarcón (Madrid), que puede dividirse en cuatro condiciones.

1,8 MILLONES DE EUROS // Llama poderosamente la atención que la oferta económica que el exjugador trasladó ascendiera a 1,8 millones de euros (habla de “importe total”) por 52.445 títulos, lo que significa el 75% del accionariado del 80% que, aproximadamente, manejan Osuna y Antonio Blasco. Es decir, una cifra superior a los 1,5 kilos que los últimos candidatos a adquirir la entidad han esgrimido como punto de partida de las negociaciones.

La siguiente cuestión alude a los pagos y los plazos. En esa propuesta aparece un primer desembolso que correspondería a la tercera parte (600.000) con fecha de 30 de mayo (hay que recordar que el documento está redactado a mitad de marzo, en los días previos a la celebración de la junta general extraordinaria de accionistas de la que salió investido Jiménez, quien ha estado al frente de la entidad albinegra durante menos de dos meses) o 30 días después de la firma, que, en esta caso, habría que contemplar como más periodo más probable.

‘RECIBOS’ TRIMESTRALES // A partir de ahí, el escenario cambia. Los 1,2 millones de euros restantes serían abonados por Paco Chinchilla a Castellnou2005 en seis plazos trimestrales a partir de la firma del momento de la escritura de compraventa. Es decir, que el Castellón sería completamente del ahora asesor fiscal en un plazo de un año y medio, siempre y cuando las dos partes no modificaran alguna de estas condiciones ya discutidas.

En todo caso, tal como está el club, al borde del abismo, Chinchilla luchará para abaratar el precio y obtener unas condiciones de pago más favorables. H