El base y jugador estrella de la selección de baloncesto francesa, Tony Parker, ha confesado que temió perder su ojo y que su participación en los Juegos olímpicos de Londres está "en manos del médico", tras ser operado de su lesión ocular al recibir el impacto de un trozo de vidrio en una pelea entre los artistas Chris Brown y Drake y personas relacionadas con ellos, el pasado 17 de junio en Nueva York. "A petición de los Spurs, vuelvo a los Estados Unidos el 5 de julio. Voy a ver a un especialista en Nueva York con la esperanza de obtener el permiso de competir en los Juegos Olímpicos", adelantó sobre sus planes de futuro a corto plazo, en una entrevista en su página web oficial.

"Me llevaron a cabo pruebas adicionales en la tarde del viernes y me encontraron un pedazo de vidrio que había penetrado en el 99% del ojo izquierdo. Puedo decir a día de hoy que casi pierdo mi ojo", añadió el jugador.

El jugador de los San Antonio Spurs añadió que tuvo "una operación en la mañana del domingo bajo anestesia general" y que por esa razón se quedó "en París" en lugar de unirse "al equipo de Francia en Pau el 20 de junio como había anunciado".

Surgen así dudas en torno a la presencia del base en los Juegos Olímpicos de Londres, tras la operación a la que ha sido sometido. Parker ha reconocido que "los Spurs están muy preocupados" y ha delegado cualquier decisión sobre su participación en la cita londinense "en manos del médico y de San Antonio".