Los Mossos d'Esquadra han desarticulado a una red de presuntos estafadores que se habían especializado en estafar a clubes de fútbol con las falsas promesas de grandes inversiones de jeques árabes. Según los Mossos, la principal víctima de esta organización ha sido el Getafe, aunque también intentaron engañar a los responsables del Espanyol, a cuyo anterior presidente, Daniel Sánchez Llibre, llegaron a llevárselo a de viaje a Dubái. Los estafadores se hacían pasar por intermediarios y, a cambio de jugosas comisiones, convencían a los clubes de que esos potentados árabes iban a hacer grandes inversiones. Sin embargo, para cuando los afectados descubrían que no existían ni los jeques ni las inversiones, la banda ya tenía el dinero de las comisiones.

En el caso del Getafe, la organización contactó con el presidente del club, Ángel Torres, al que convencieron con el compromiso de que un importante jeque árabe haría una inversión de unos 10 millones de euros en el equipo los años 2010 y 2011 siempre que este mantuviera la categoría. El acuerdo fue publicitado por el club que incluso llegó a hacerse fotos con los potentados árabes.

Falta de colaboración

Sin embargo, los 10 millones de euros no llegaron. El negocio de los estafadores estaba en cobrar a los clubes una comisión por establecer el contacto con los jeques. “Tenemos fundados indicios de que el Getafe pagó esa comisión, pero no podemos precisar de cuánto es porque el señor Torres no está queriendo colaborar en la investigación. Le hemos citado varias veces y no ha acudido. Al final, le citará el juez”, ha explicado un responsable de la investigación. Según los Mossos, el presidente del Getafe descubrió el montaje al comprobar que los cheques que habían proporcionado los dignatarios árabes eran falsos.

Otro de los objetivos de la trama fue el Espanyol. De hecho, convencieron a Daniel Sánchez Llibre y a otros miembros de la directiva para que fueran a Dubai, donde les iban a poner en contacto con notables del emirato que estaban dispuestos a invertir en el club. Sin embargo, una vez allí, la delegación españolista comenzó a sospechar cuando se les alojó en un hotel de muy baja categoría. Además, los Mossos les avisaron de que se trataba de una estafa.

También el baloncesto

La banda también intentó timar al Juventut de Badalona, y contactaron con Jordi Villacampa ofreciéndole financiación. Sin embargo, según los Mossos, el presidente del Getafe advirtió al exjugador de baloncesto de la estafa.

Para ser más creíbles, el grupo levantó un montaje de cohes de alta gama, encuentros en hoteles de lujo e incluso un joven brasileño al que disfrazaban de jeque árabe. Así, se lo intentaron hacer también al Fútbol Club Palafrugell, a cuyos responsables invitaron a una comida en el hotel Majestic a la que acudió el falso jeque para convencerles de sus intenciones de comprar el club.