España cayó en la final del Mundial de fútbol sala de Tailandia ante Brasil (2-3), que revalida su título y se hace con su quinto Mundial gracias a un gol de Neto cuando apenas faltaban 20 segundos para la conclusión de la prórroga tras haber empatado a dos en el tiempo reglamentario. El conjunto de José Venancio López, que llegaba a la quinta final consecutiva, fue el claro dominador del encuentro pero la maldición se volvió a repetir.

Los primeros minutos del partido fueron muy igualados, pero fue España el que puso la intensidad requerida y empezó a tener las ocasiones más claras. Los de Venancio López, bien posicionados defensivamente, sufrieron en exceso la permisividad arbitral, que permitía las constantes faltas del conjunto brasileño. Fruto de esta actitud llegó la durísima entrada a Lozano, que abandonó el campo llorando y cojeando, y el colegiado no consideró ni siquiera falta. La primera parte acabó con una gran España a la que sólo le faltó el gol para hacer justicia en el marcador.

más intensidad // En la segunda mitad, los sudamericanos salieron con la intensidad que les faltó durante los primeros veinte minutos, y Neto sorprendió con un gol y ponía así por delante a los cariocas. Aunque el tanto fue como un jarro de agua fría, el conjunto español siguió atacando, pero con cierto nerviosismo.

Cuando parecía que España no podría igualar el encuentro, a diez minutos del final, Torras, el mejor jugador español del Mundial, empató el encuentro. Un minuto después Aicardo dio la vuelta al marcador en un saque de banda que despistó al guardameta carioca.

Brasil no se rindió y Falcao sacó un grandioso disparo desde fuera del área directo a la escuadra para igualar la contienda. Todo se iba a decidir en la prórroga.

Así, durante la misma, ninguno de los dos equipos quiso arriesgar y, cuando todo apuntaba a que se volvería a repetir la final del 2008 llegando a los penaltis, Neto desbordó a Fernandao y marcó el tercero a falta de tan solo 20 segundos para el final. Así, el bigoleador brasileño dio el campeonato a su equipo, que suma su quinto Mundial, segundo consecutivo, y se ganó el título al mejor jugador del torneo. H