Sigue el malestar en el fútbol base del Castellón por los nuevos horarios de entrenamiento que el club quiere adoptar para cerrar la Ciudad Deportiva horas antes de lo que viene siendo habitual, con el ahorro energético y económico que conlleva, circunstancia que ya ha provocado la dimisión de Paco Saiz, técnico del filial, por no compatibilizar esta tarea con su trabajo.

El club espera adelantar el cierre diario de las instalaciones de las 22.00 a las 20.00 horas, para lo que espera desplazar las sesiones de los tres juveniles y la del B hacia las cuatro de la tarde. En este sentido, hizo rellenar una ficha a cada jugador en la que éstos señalaban a qué horas no podían ejercitarse por estar trabajando o estudiando. En el caso del Amateur, solo dos no podían hacerla en la nueva franja programada, entrenador aparte.

Con todo, la influencia es mayor en los otros equipos juveniles, con lo que el club estudiará qué hacer. Técnicos y futbolistas afectados sostienen que estos cambios no pueden llegar con la temporada en marcha, al no poder cambiar sus turnos. Además, critican que los nuevos propietarios, que retomaron el control del fútbol base hace escasas semanas, manifestaron entonces que no modificarían nada hasta la próxima campaña.