La selección española de balonmano perdió ayer ante Croacia por un marcador final de 25-27 en la quinta y definitiva jornada de la fase de grupos del Mundial, donde destacó la actuación de Jorge Maqueda, autor de siete goles, por lo que evitaría medirse a Francia en unos hipotéticos cuartos de final. El equipo de Valero Rivera, que no especuló con el marcador hasta los minutos finales, levantó el pie del acelerador y dejó hacer a los croatas, que reflejaron su contundencia en el marcador y acceden a los cruces desde el primer puesto. Por lo que España, segunda del grupo D, se enfrentará a Polonia o Serbia, en función de los próximos resultados del Mundial. H