La Fundación del Castellón emitió ayer un nuevo comunicado a través de su página web, esta vez centrado en dos aspectos.

Por un lado, recuerda a David Cruz que “presuntamente ha cometido una irregularidad al abrir correspondencia a la Fundación”, en alusión al requerimiento enviado por el Protectorado de Fundaciones de la Comunitat Valenciana a mediados de diciembre que, como ayer recogía Mediterráneo, daba un plazo de un mes a la Fundación para subsanar las cuentas anuales desde la 05/06 a la 11/12, en cuyo caso podría proceder, incluso, a la disolución de la misma. El comunicado advierte de que el presidente del club “no es representante legal de la misma”, señalando, igualmente, que está “reteniendo” dicha documentación, no entregándola a los patronos.

Por otra parte, recuerda que este organismo tiene “disponible el informe del auditor de las temporadas del 2005 al 2010, realizado en base a la escasa documentación que se pudo encontrar de la Fundación en las oficinas del Castellón, no pudiendo realizar otro tipo de informe debido a la falta de documentación, consecuencia de la anterior gestión”, matiza. H