Fernando Roig estaba exultante tras la gran imagen ante el equipo más poderoso del planeta. “Hemos dado la cara, que era el principal objetivo. Todos salieron mentalizados para jugar de tú a tú al Madrid. Una gran satisfacción”, apuntaba el presidente del Villarreal, que consideraba que las felicitaciones no debían ser para el Submarino, sino para su rival: “Hay que dar la enhorabuena al Madrid por conseguir un empate en Vila-real. Merecimos los tres puntos”.

Mención especial para Roig mereció el exportero amarillo Diego López, culpable de que no llegara la tercera victoria amarilla ante los blancos. “Ha hecho un trabajo enorme y me alegro por él. Ha sacado cuatro o cinco paradas importantes”, comentaba el presidente sobre la actuación del gallego, que le ha ganado la partida a Casillas en las preferencias de Ancelotti.

Roig también valoró el aspecto de un estadio a muerte con el equipo. “Poco a poco hay que ganarse el corazoncito de toda la gente de la provincia. Somos humildes y apoyar al Villarreal es bueno para Castellón y provincia”, dijo Roig, que recalcó la buena salud económica de un club “totalmente saneado”. “No debemos nada a Hacienda, ni a favores anónimos. No estamos hipotecados”. Y recadito a Florentino por los 100 kilos de Bale: “ Lo que haga con su dinero me da igual mientras pague a Hacienda, que somos todos, y no juegue con el dinero público”. H