Justo reparto de puntos entre el Peñíscola Bodegas Dunviro y el Azkar Lugo en un partido en el que hubo más voluntad que acierto por parte de ambos contendientes y que comenzó con cuatro ocasiones consecutivas -dos de ellas acabaron en el larguero- malogradas por los visitantes para abrir el marcador.

Los locales, muy espesos en el juego estático y lentos en los contraataques, fueron, en cambio, los primeros en marcar, en un remate seco y duro desde la frontal de Solano, que se revolvió muy bien en jugada clásica de pivot.

Sin embargo la alegría duró poco, ya que Iago Rodríguez -que antes había enviado dos balones al travesaño- empató poco antes de que se llegara al descanso.

La segunda mitad comenzó, al contrario que la primera, con el Peñíscola teniendo las ocasiones, como una de Solano tras un saque de esquina que repelió el poste, y los gallegos marcando prácticamente en la primera que tuvieron, al culminar Álex Diz en el segundo palo una rápida jugada al contragolpe.

Los de Ricardo Iñíguez no acertaban ayer a encontrar los huecos en la seria y ordenada defensa del Azkar Lugo y tuvo que ser una genialidad de Carlos Anós la que propiciara el tanto del empate que, al final, resultaría definitivo. El jugador del Peñíscola Bodegas Dunviro, pegado a la banda, se inventó la jugada del partido que acabó con un disparo imparable por la escuadra de la portería defendida por Mendiola.

Aún quedaba mucho partido por delante, pero ni unos ni otros volvieron a batir el marco contrario, por lo que acabaron repartiéndose los puntos. Así, el Peñíscola Bodegas Dunviro tendrá que seguir esperando para sumar su primera victoria de la temporada, aunque ayer los de Ricardo Iñíguez consiguieron al menos anotarse el primer punto en su casillero, tras las derrotas sufridas ante el Burela y El Pozo en las dos primeras jornadas. H