Como en el estreno de la Liga en Castalia, David Cruz volvió a vetar al periódico Mediterráneo, a cuyos redactores no validó ayer las acreditaciones para ejercer su derecho al trabajo y cubrir la información del Castellón-Alzira. Se trata de una nueva rabieta del presidente del CD Castellón, acostumbrado a estas posturas dictatoriales cuando las informaciones de este periódico no son de su agrado.

Ayer, los redactores de Mediterráneo Ismael Mateu y Juanfran de la Ossa y el fotógrafo de esta casa, Manolo Nebot, vieron dificultada su labor al no serle permitida su entrada a las zonas especialmente destinadas para sus trabajos.

Los tres periodistas de Mediterráneo pasaron por taquilla como cualquier espectador para poder presenciar el encuentro y que los lectores y los aficionados del Castellón tengan hoy la información del partido. H