Bojan Jokic ha vuelto. El defensa esloveno del Villarreal regresará este mediodía al once del Villarreal en el duelo ante el Levante para suplir la baja por sanción de Jaume Costa, que vio ante el Atlético de Madrid su quinta cartulina amarilla de la temporada y deberá descansar.

Pese a ser un lateral izquierdo experimentado, Jokic demostró ayer que tiene una tremenda ilusión por volver a enfundarse la camiseta del Submarino tras dejar atrás las lesiones que le han impedido tener regularidad en el equipo de Marcelino: “Me encuentro muy bien, pero sobre todo con muchas ganas de volver a jugar un partido. Ha sido un principio de temporada un poco complicado, pero las lesiones forman parte del fútbol y hay que saber aceptarlas y trabajar lo máximo posible para recuperarse. Estos días he tenido buenas sensaciones y es verdad que es una buena oportunidad para mí. Un buen partido, un derbi, contra un rival difícil y ante nuestra gente. Me hace mucha ilusión poder volver a jugar”.

En cuanto al análisis del rival, el internacional esloveno alertó de la capacidad de trabajo y la intensidad con la que juega el Levante, que además tendrá al público de su lado. “Es un partido complicado en un campo complicado. Quizá al Levante no le haya ido muy bien este año es casa, pero es un equipo que no regala nada. Es duro, intenso y tiene futbolistas peligrosos”.

Jokic asegura que el Levante puede crearle muchos problemas: “No importa las bajas que tenga, estará con su gente y tiene jugadores peligrosos y muy trabajadores. Será un rival dificilísimo, pero nosotros también tenemos nuestras armas y también contaremos con nuestra gente. Es el primer desplazamiento que voy a vivir y me han dicho que suelen ser especiales, que la gente se vuelca con el equipo. Tengo muchas ganas de ver algo así”. H