El Castellón ha empatado sin goles con el Muro (0-0), un resultado que le condena a caer a la zona de descenso a Preferente, en la penúltima plaza, a un punto de la salvación. Pese a ser superior al rival y a las buenas sensaciones, el estreno de Ramón Moya en el banquillo y de los últimos fichajes (Hugo Salamanca y Sergio Iglesias) ha sido estéril, en un partido dominado por los locales, que no supieron traducir en gol alguna de las buenas ocasiones, principalmente en la segunda parte. Curiosamente, el técnico ha sido expulsado.

El fin de semana que viene, los albinegros visitan al Orihuela.