Mientras la estadística no diga lo contrario, está asegurada la victoria albinegra en cualquier Castellón-Acero. Hasta ahora, el pleno de triunfos, en los enfrentamientos entre ambos equipos en la capital de La Plana, es total. No estamos hablando de uno, ni dos ni tres precedentes, sino de 11. El balance es de 30 goles orelluts y de solo cinco de los porteños.

Es añeja la rivalidad entre albinegros y rojiblancos, éstos en alusión del Athletic, en cuyo honor se fundó la entidad en 1919 (con el nombre de Sporting Club), por la ligazón entre la industria siderometalurgia de la ría de Bilbao con el Puerto de Sagunto, adonde llegaron trabajadores vascos. De la temporada 29/30 data el primer Castellón-Acero (3-1). La siguiente visita de los valencianos ya sería tras la Guerra Civil (noviembre de 1957), cuando, por orden gubernamental, tuvo que refundarse (ningún club podía tener un nombre de origen extranjero), ya en Castalia (el viejo): 2-1.

con RANGO DE CLÁSICO // En la década de los 50 y 60, este enfrentamiento adquirió ya tintes de auténtico clásico, pues coincidieron en hasta ocho temporadas, siempre en Tercera y siempre con victorias locales, sobresaliendo el 7-0 del 18 de abril de 1965.

El Acero nunca estuvo más arriba de Tercera y el Castellón ya no volvió a esta división hasta la 2011/2012, con una nueva victoria albinegro (1-0 gol de Juste, en aquella tarde de fútbol sobre el césped y, desgraciadamente, de boxeo en el palco).

La pasada campaña, llegó el Acero y el Castellón de Fernández Cuesta, a la sexta, lograba su primer triunfo del campeonato, gracias a los tantos de Ximo Ballesteros y Charly.

El domingo, el capítulo número 12 de esta rivalidad. H