Carla Suárez no ha podido disputar la final del WTA Premier de Amberes debido al dolor de cuello con el que amaneció en la mañana del domingo. La española, que debía enfrentarse a la alemana Andrea Petkovic bajo la cubierta belga, se vio impedida para la competición. Iba a ser su primer final en pista dura, la de mayor categoría en su trayectoria profesional.

"Se ha levantado a las 6 de la mañana con un dolor de torticolis" indica su entrenador Xavier Budó. "Tiene toda la zona muy contracturada. Ha tenido una mala posición durmiendo. Ayer estaba perfecta. Se ha levantado sin poder girar el cuello hacia la parte derecha" añadió, después de ver cómo en el entrenamiento Carla era incapaz de ejecutar golpes básicos sin resentirse. "Hemos ido a calentar y no podía pegar ni la derecha ni el saque. Se ha tomado antiinflamatorios, pero no ha surtido efecto. Ha tenido que renunciar a jugar la final".

"He ido al fisioterapeuta, después he intentado jugar a las 11.30h. He vuelto a pasar con el fisioterapeuta, volví a pista a eso de las 12.15h. No podía sacar, no podía jugar como se requiere a este nivel, y me he tenido que retirar" explicó Carla en rueda de prensa. "A veces he tenido molestias en el cuello, pero hace mucho tiempo. Nada que ver con esto. Anoche al irme a dormir me encontraba perfectamente".

FINAL INESPERADO

"Gracias por la fantástica semana y el torneo" indicó Carla Suárez en pista, donde salió para explicar al público asistente el motivo de su retirada y no comparecencia en el partido por el título. Es un momento muy duro para mí. Era mi primera final de categoría Premier, nunca había jugado una final en pista dura y tenía mucha ilusión por competir hoy. La semana ha sido positiva, pero el final obviamente no ha sido como esperaba. Espero volver" declaró la canaria.

Carla Suárez aparecerá el próximo lunes como número 13 mundial, la mejor clasificación de su trayectoria profesional.

El siguiente torneo en su calendario 2015 es el WTA Premier 5 de Dubai, que arranca este lunes.