Pau Gasol ha vuelto a situarse en lo más alto. A sus 35 años, irrumpe de nuevo para convertirse en el espejo en el que se miren los más jóvenes. Ayer, el catalán fue el más aclamado. El pívot sigue en boca de todos. Su liderazgo le ponen al frente de un equipo que se ha reencontrado con la gloria en gran parte por el efecto Pau. “Jugar con él es un lujo. Es el mejor jugador europeo de todos los tiempos”, dijo Mirotic.

Nadie como el pívot de los Bulls ha entendido la necesidad de recobrar el pulso de una selección que cayó a tierra en su propia casa en el pasado Mundial. Solo él es capaz de decir lo que pronunció antes del decisivo choque contra Francia: “Hemos venido aquí para ganarles”. En ese partido Pau se despachó con 40 puntos. En la final sumó 25 puntos y capturó 12 rebotes. H