Fernando Alonso nunca se ha arrepentido de abandonar Ferrari para irse a McLaren, tras haber conseguido tres subcampeonatos con la escudería italiana en cinco años. Tenía claro que la única opción era terminar segundo por detrás Mercedes --también son los favoritos este año-- y por este motivo decidió hacer un cambio de aires, que hasta la fecha no le ha ido bien. La pasada temporada fue nefasta y esta, aunque hay mejoría, todo apunta a que tampoco llegarán a estar entre los mejores en las carreras.

Pero ayer, en la rueda de prensa previa al Gran Premio de Australia, que este domingo abre el Mundial, el asturiano hizo un pequeño matiz a sus palabras habituales sobre el cambio de equipo y ante las insistentes preguntas sobre su salida de Ferrari y el supuesto resurgimiento de los bólidos rojos, Alonso meditó su respuesta. “Si son campeones, probablemente sí me arrepentiré, porque yo tenía contrato el año pasado y este, y si lo ganan en 2016 pensaré que yo también podría haber tenido esa oportunidad”, argumentó.

Cuestionado sobre si estar en medio de la parrilla será suficiente esta temporada, contestó: “Somos conscientes de las dificultades del año pasado y de las que tendremos este en términos de prestaciones. Nadie está contento cuando no gana carreras”.

Sobre si algún día ganará con McLaren manifestó que sí. “No sé si será a corto, medio o largo plazo, pero volveré a ganar”. H