La Real Federación Española de Fútbol (RFEF), a través de una carta remitida por su presidente, Luis Rubiales, ha comunicado a LaLiga los motivos por los que se opone a que se dispute el partido Girona-Barcelona, de la jornada 21, en Estados Unidos.

En la misiva, Rubiales se remite a la posición contraria al evento que han expresado varios sectores del mundo del fútbol, desde la asociación de futbolistas hasta Gianni Infantino, presidente de la FIFA. El máximo mandatario del fútbol mundial estuvo en España a mediados de mes y, tras reunirse con Rubiales y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, expresó sus dudas sobre el partido en suelo estadounidense.

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, asegura que, tras leer la carta, conserva la esperanza de que el partido se celebre. «La carta no dice que no. Lo que nos están pidiendo es más documentación, y es lo que vamos a preparar, sigo siendo optimista», dice el mandatario de la patronal.

Para jugar en EEUU, LaLiga necesita el permiso expreso de la RFEF, que con la carta da un paso firme hacia una posición de confrontación con Tebas que Rubiales no ha abandonado desde que accedió a la vida política del fútbol, ya antes como presidente de AFE, y que se ha enconado desde que preside la RFEF.