La Europa de Sergio García afronta la última jornada de la Ryder Cup, la de los 12 encuentros individuales, con una clara ventaja (10-6) y en unas condiciones ideales para recuperar el título que le arrebató EEUU hace dos años en Hazeltine (Minneapolis). La doble jornada resultó ayer también favorable para los intereses del equipo que capitanea Thomas Bjorn, que solo necesita 4,5 puntos para levantar el trofeo en el campo Golf National de París.

El colchón adquirido después de 16 partidos ha cambiado por completo las apuestas sobre Europa, que llegaba a este torneo alejado de favoritismos frente al potente equipo estadounidense.

Las dos jornadas han dejado a dos héroes inesperados: el debutante inglés Tommy Fleetwood y el italiano Francesco Molinari, el ganador este año del Open Británico, que sumaron dos nuevos puntos, acumulando cuatro victorias por ninguna derrota.

ENIGMA TIGER // Pero también dejó a una víctima inesperada: Tiger Woods, posiblemente el mejor jugador de la historia, incapaz de sacar ese perfil en la Ryder. El californiano volvió a perder sus dos partidos (por la mañana junto a Patrick Reed, por la tarde con Bryson deChambeau) y sigue ampliando su cuenta negativa en la Ryder (9 victorias, 12 derrota y un empate) cuando parecía que después de volver a a ganar, tras un lustro alejado de la cima, sería capaz de revertir la situación.

El 4-0 encajado el viernes por la tarde por EEUU tuvo su continuidad ayer por la mañana con los fourballs (puntúa la mejor bola de cada pareja), resuelta con un 3-1. Sergio (que cayó por la tarde) y Rory McIllroy abrieron la exhibición europea imponiéndose a Tony Finau y Brook Koepka. Paul Casey y Tyrrel Hatton ampliaron la ventaja sobre Dustin Johnson y Ricky Fowler; y Fletwood y Molinari mejoraron el panorama.

El mejor equipo de EEUU, Spieth-Thomas, sumó dos puntos para mantener a los de Furyk en la pelea, el de la mañana ante John Rahm (que descansó por la tarde) y Poulter. Bubba Watson y Webb Simpson otorgaron el sexto punto que mantiene la esperanza de los americanos. Dos veces en la historia un equipo ha conseguido revertir una situación comprometida el último día: EEUU en el campo de Brookline en Boston en 1999 y Europa en Medinah (Chicago) en 2012.