Cada temporada la segunda vuelta en LaLiga en Segunda División está de lo más igualada. Los equipos empiezan a pelear por sus objetivos y cada partido se convierte en una final tanto para aquellos que luchan por ascender a Primera como los que lo hacen por eludir el descenso. Esta temporada 2020/21 no iba a ser menos y los que siguen habitualmente la competición presagiaban un final de campaña de alto voltaje como todo apunta que será. Sin ir más lejos, en el inicio del segundo tramo de la competición, la parte baja de la clasificación en la que se encuentra el CD Castellón está que arde.

Tras la disputa de las 22 primeras jornadas ligueras, la zona caliente de la tabla clasificatoria cuenta con un pelotón de seis equipos separados por apenas dos puntos. Es precisamente el conjunto de la capital de la Plana, décimo séptimo tras su triunfo ante el Sporting de Gijón (2-0), el que lidera ese grupo de clubes que no quieren verse en la Segunda B Pro el próximo curso con 22 puntos (seis victorias, cuatro empates y doce derrotas).

Por detrás de los castellonenses, el Sabadell y el Albacete, con 21 puntos cada uno (cinco victorias, seis empates y once derrotas por ambas partes), siendo los catalanes los que se encuentran fuera del descenso por el goal average y los que marcan el corte a día de hoy. El conjunto manchego es décimo noveno y tiene pisándoles los pies al Zaragoza (20º), el Cartagena (21º) y al Alcorcón (22º), con 20 puntos en sus respectivos casilleros debido a que han sumado cinco victorias, cinco empates y doce derrotas esta campaña.

En la siguiente jornada, la 23ª de LaLiga, no se dará ningún encuentro directo entre rivales de la zona baja pero, a priori, los enfrentamientos más complicados los tendrán el Castellón, que visita al Almería (3º); el Cartagena, que recibe al Sporting (5º); y el Zaragoza, que juega en casa ante la Ponferradina (7º). Clubs que pelean por eludir el descenso contra otros que aspiran a cotas más altas y que tienen el único objetivo de conseguir una de las cuatro primeras plazas.

«El Almería, igual que el Sporting, son equipos que están confeccionados para hacer promoción de ascenso o el ascenso directo. Son plantillas en las que se han gastado muchísimo dinero y, aunque el miércoles llegaron a los penaltis en la Copa del Rey contra Osasuna, hace muchos cambios en sus onces y no tiene que ser ninguna excusa. Nosotros tenemos que estar centrados y hacer las cosas que vamos probando entre semana para ir allí e intentar sacar algo positivo», explica el lateral albinegro Víctor García, quien fue titular en el primer encuentro de Garrido.

No obstante, ya ha quedado evidenciado que cualquier equipo puede ganar a cualquier rival, por lo que no habría que descartar tampoco ninguna sorpresa en el resto de encuentros que van a disputar los rivales del conjunto de la capital de la Plana: Sabadell-Logroñés (14º), Albacete-Oviedo (12º) y el Alcorcón-Málaga (15º).