Siempre que departo con Fernando Roig, escucho atentamente sus razonamientos. Al principio, ya han pasado casi dos décadas de mis primeras conversaciones con el presidente del Villarreal, pensaba que era un empresario capaz de ir al Polo Norte y convencer a los esquimales que la adquisición de neveras era fundamental para su existencia vital. Sí, era la impresión que tenía cuando empezó a hablar de una Ciudad Deportiva, de estar en Primera División o de jugar en Europa. Me sonaba a cuentos chinos. Después de 20 años... pues en fin, que voy contar. Me venía a la cabeza este preámbulo porque hace apenas tres años, si no recuerdo mal, me anticipaba que los clubs grandes iban a tener problemas económicos para pagar las nóminas de sus estrellas. Y recuerdo el ejemplo de Messi y el Barça. En aquella conversación me apuntaba la importancia de que el Villarreal tuviera una economía saneada para invertir cuando llegara el momento.

Nunca he creído que un jugador pueda estar por encima de un club. No hay futbolista mas importante que el escudo y lo que representa un equipo para su gente. Ni el propio Messi. La estabilidad, y hasta la existencia de clubs tan grandes como el Barça, que hoy increíblemente no es una SAD y vulnera el espíritu con el que se crearon las sociedades anónimas deportivas, peligran con deudas reconocidas de mas de mil millones. El Barcelona tendría que ser obligado a convertirse en SAD como en su día lo fueron todos los clubs no saneados.

El Barcelona es el mal ejemplo de una horrorosa y nefasta gestión. No es que Messi sea el culpable directo, pero sí quien es capaz de poner en riesgo la viabilidad de un club por no afrontar su responsabilidad como gestor y saber que un futbolista nunca puede estar por delante de los intereses de la entidad.

El Villarreal es un club que no depende del mecenazgo del hombre que ha logrado asentar durante 20 años en la élite al club amarillo y los ha convertirlo en un fijo en Europa. Ahora depende de su buena gestión económica, ha invertido fuerte en un momento de crisis y ha mostrado capacidad de reacción ante las adversidades en el mercado de invierno, con una hoja de ruta clara. Ha firmado a Capoue, un excelente fichaje, ha repescado a un chico de casa como Andrei con gran futuro, y ahora ha centrado su objetivo en Vitolo, pero no hará algo que no puede hacer en lo económico porque vista de amarillo. Lo cierto, es que si hay un club que puede aminorar el problema que tiene el Atlético con el extremo canario, ese es el Villarreal. Sí, pero no pondrá en peligro la estabilidad del club. Y pocos mas podrán afrontar esa operación. Si puede venir, perfecto, y sino es así, a seguir tirando de Miralcamp. Lo mas importante es el Villarreal y lo mas importante deber ser el Barça, no Messi. El miércoles, a soñar con la semifinal de Copa. Dificil, si; imposible nunca.