El triunfo ante el Real Madrid llegó tras un control y golpeo de Roger Martí que culminaba la gran actuación granota en Valdebebas. El noveno en su cuenta particular en la temporada y, además, justo después de fallar un penalti. Tras el encuentro, Paco López destacó el carácter del nueve ; y es que el Pistolero lo hizo por segunda vez esta temporada. Como en Pamplona. Si se cae, se levanta; y eso es algo que ha hecho durante toda su carrera. Cuando ha sido suplente, tras lesiones o cuando ha visto que el balón no entraba. El trabajo, en su caso, tiene recompensa. Y ahora, a sus 30 años, alcanza el pico de rendimiento más alto.

Por puntería pero también porque es un jugador mucho más completo y aún más líder del ataque. Si antes explotaba su versión dentro del área, ahora es un delantero para todo. Y su temporada así lo demuestra. Roger ya no es solo un rematador. Es mucho más que eso. Ese trabajo es fundamentalmente también responsabilidad del cuerpo técnico. Paco y su segundo, Toni López, han trabajado mucho en la figura del delantero, titular en 14 encuentros esta temporada. Detrás de esas charlas y de esa tarea de moldear al Pistolero hay buenos resultados. Y el Levante es el gran beneficiado de esa mejoría. Todo lo que toca lo convierte en oro. Ha hecho 33 goles en dos temporadas y media. H