Sebastián Mora ha firmado su mejor carrera por etapas en la Volta a la Comunitat Valenciana-Gran Premi Banc Sabadell, metiéndose en el esprint de la segunda etapa (fue quinto) y, sobre todo, con la magnífica séptima plaza en la contrarreloj celebrada entre Xilxes y Almenara. Sin duda ha sido la cara de su equipos; y Enric Mas, la cruz.

Mora ya ha sumado, esta temporada, un total de 9 puntos UCI (6 en esta cita autonómica), a solamente dos de los 11 del 2020, su tope en el pelotón profesional.

La próxima carrera del vila-realense será el Tour de Romandía, entre el 27 de abril y el 2 de mayo, con Marc Soler como jefe de filas de la escuadra telefónica.

El vila-realense ha trabajado, además, a fondo para Mas. Un trabajo que habría rubricado el triunfo en la general del balear, de no ser por el infortunio del sábado, en los compases finales de la crono en tierras castellonenses.

Te puede interesar:

De la carretera a la pista

La selección española de pista debía afrontar la Copa de las Naciones de Newport (Gales) entre el 22 y el 25 de abril, pero la actual situación sanitaria ha frustrado la celebración del que debía ser su primer compromiso del 2021. Para suplir esta falta de competición, el combinado nacional celebra, entre ayer y el próximo viernes, su segunda concentración del presente curso, que ha de permitirles seguir cimentando la base preparatoria para el importante bloque de competiciones que se avecina entre mayo y junio, con las pruebas de Hong Kong (13 al 16 de mayo) y Cali (3 al 6 de junio) de la Copa de las Naciones; así como el Campeonato de Europa de Minsk (del 23 y 26 de junio). Mora se incorpora directamente a la concentración, con epicentro en el Velòdrom Lluís Puig.