Ni él ni su club están a favor de la nueva Superliga Europea. El entrenador del Villarreal, Unai Emery, afirmó ante la propuesta realizada para la creación de una Superliga de fútbol con la presencia de algunos de los clubes más potentes de Europa, que el fútbol se encuentra ante "una guerra por el poder y el control" de este deporte a través de diferentes situaciones económicas y que se habla de una liga "abierta, aunque es cerrada". "Mi posición y la del Villarreal es contraria y la decisión es muy importante y viene marcada por la circunstancia de que actualmente, los dirigentes vienen más del mundo de los negocios que del propio fútbol. Hay que dilucidar qué se hace con los clubes de segunda línea", dijo Emery.

"Esos clubs se han rebelado en un momento de situación complicada y de pandemia para tener ese control. Estamos en una crisis en la que todos los equipos se ven envueltos y la solución es la televisión, que es la que sustenta el negocio", señaló el técnico vasco, que ha dirigido recientemente al Arsenal, uno de los equipos implicados en el proyecto y al que se mide la semana próxima en la Europa League.

"No sé si estos clubs han hablado con el resto o lo han decidido a partir de su poder. Esta situación beneficiaría a los más fuertes. La humildad es clave y si las decisiones son egoístas en base a tu poder, no lo estás utilizando con sabiduría. Han tomado una decisión muy a la la americana: se unen los fuertes y ya veremos qué pasa con los demás", prosiguió Emery.

"No sé si estos clubs han hablado con el resto o lo han decidido a partir de su poder. Esta situación beneficiaría a los más fuertes. La humildad es clave y si las decisiones son egoístas en base a tu poder, no lo estás utilizando con sabiduría"

Unai Emery - Entrenador del Villarreal CF

El técnico vasco explicó que el fútbol que ha vivido es el de su abuelo, que fue campeón de Copa con el Real Unión. "Mi padre también fue jugador y yo estoy con un fútbol que hay que respetar", agregó.

"La situación es convulsa y las decisiones en caliente no son buenas. Hay que dejar reposar las cosas y valorar los sentimientos del fútbol, de la gente y de su historia", señaló Emery, quien descartó que no se fueran a disputar las semifinales de la Liga Europa ante el Arsenal porque el proceso va a ser "más largo que corto".

"No se tiene en cuenta a mucha gente y veo que hay muchas voces del fútbol que no están de acuerdo, otros callan por no saber cómo posicionarse y solo lo han hecho los clubs que han orquestado esta situación. Espero que haya cordura", concluyó.