Medié Jiménez estropeó un buen partido de fútbol y privó al Villarreal de poder competir por el triunfo en La Cerámica. Al margen de los errores garrafales, dejó una dura factura que tendrá sus consecuencias para el Submarino en el próximo partido en Valladolid con las expulsiones de Rulli y Mario, más la quinta tarjeta de Parejo

El Submarino puso el fútbol, el Celta los goles y el árbitro el esperpento. Medié Jiménez no dio una a derechas ni con la ayuda del videoarbitraje, elemento auxiliar para impartir justicia y que el colegiado catalán ninguneó hasta el desprecio, con una actuación digna de ser puesta como ejemplo de cómo no debe dirigirse un partido cuando se encuentra con una valiosa ayuda como el VAR.

Villarreal y Celta ofrecieron un buen espectáculo con ocasiones en uno y otro bando, con más dominio del balón para los de Emery (68% de posesión del Submarino). El técnico amarillo no tuvo más remedio que dar descanso a la mayor parte del once del partido de Londres y solo repitieron Trigueros, Albiol y Parejo. No es excusa porque el equipo de partida ofreció una muy buena imagen. No evidenció síntomas de resaca europea el Villarreal, que tuvo que ir siempre a contracorriente por la concatenación de golpes bajos que a medida que transcurría el partido le iba propinando Medié Jiménez. Otra cuestión es el criterio con el que el VAR actúa, todavía una incógnita, por la desigualdad de su aplicación. 

El 0-1 fue revisado por el VAR. Una clara falta a Manu Trigueros en el inicio de la jugada, decisiva en el transcurso posterior. La acción es clara, pero, presuntamente, no se revisa porque se aplica que no existió inmediatez. ¿Cómo se sabe si es o no inmediata la jugada posterior? ¿Por qué en unos encuentros se rearbitra este tipo de acciones y en La Cerámica pese a la nitidez de la jugada se da gol? Primer error grave. El Celta se pone por delante. El Villarreal juega a contrapié pero supera el golpe con rapidez y Moi marca un bello tanto después de una delicatessen de Rubén Peña. 

Segundo error del árbitro. Penalti por una salida de Asenjo en la que no existe intención alguna de contactar con rival alguno. El Celta marca el 1-2. Y sigue tirando de fútbol y orgullo el Submarino, que tuvo otra vez el empate en una clara ocasión de Funes Mori.

Medié continuó con su show. Mostró una roja directa a Araujo por una entrada muy fuerte a Moi Gómez, rigurosa también, pero en esta ocasión si rectificó al visionar el VAR y la dejó en amarilla.

Y aún quedaba otra decisión discutible en un penalti, también riguroso, de Capoue sobre Brais. Con el 1-3 se acaba el primer tiempo. Los amarillos salieron muy enchufados. El partido estaba más cerca del 2-3 y al Villarreal le cayó otro mazazo en una contra que concluyó Solari con el 1-4.

El Villarreal no tiró la toalla

El equipo de Emery no se retiró del partido con el cuarto gol. Ni mucho menos. Tiró de orgullo de campeón y siguió acorralando al Celta. Lejos de arrojar la toalla, siguió jugando al fútbol. Y nueva intervención del VAR. A Medié le costó muchísimo señalar penalti en una jugada muy clara, pero el ridículo hubiera sido espantoso. Y Gerard anotó su gol número 21 de esta Liga al transformar la pena máxima. El tanto servía, por lo menos, para superar el coeficiente particular con el Celta, que perdió en Balaídos por 1-4. Un arbitraje para olvidar pronto

Ficha técnica:

2 - Villarreal: Sergio Asenjo, Peña, Funes Mori, Albiol, Estupiñán (Alberto Moreno, m.46), Trigueros, Capoué (Coquelin, m.54), Parejo (Raba, m.66), Moi Gómez (Gerard Moreno, m.54), Fer Niño (Alcácer, m.66) y Yeremy.

4 - Celta: Iván Villar, Hugo Mallo (Aidoo, m.68), Araújo, Carlos Domínguez, Aarón Martín, Beltrán, Denis Suárez, Brais Méndez, Solari (Kevin Vázquez, m.68), Nolito (Holsgrove, m.78) y Santi Mina (Ferreyra, m.78).

Goles:

0-1, m.19: Santi Mina. 1-1, m.25: Moi Gómez. 1-2, m.34: Santi Mina, de penalti. 1-3, m.48+: Brais Méndez. 1-4, m.57: Solari. 2-4, m.87: Gerard Moreno.

Árbitro: Medié Jiménez (Comité catalán). Mostró tarjeta amarilla a los locales Estupiñán, Imanol Idiakez (en el banquillo) y Albiol y al visitante Araujo. Expulsó con tarjeta roja directa a los locales Pau Torres y Rulli, a ambos por protestar desde el banquillo cuando los equipos se dirigían al vestuario tras el primer tiempo, y al visitante Ferreyra (m.88, por doble tarjeta amarilla..

Incidencias: partido de la jornada 35 de la LaLiga Santander disputado en el estadio de La Cerámica sin público.