Tres días después del histórico pase a la final de la Europa League, el Villarreal cayó en un partido clave en la lucha por los puestos europeos ante el Celta de Vigo (2-4). Una derrota, que como señala Unai Emery, ha estado marcada por las decisiones arbitrales: "El análisis del partido está condicionado por las decisiones que toma el arbitro. Siento frustración porque los protagonistas tienen que ser los futbolista".

De esta forma, el técnico de Hondarribia valoró las acciones señaladas por Medié Jiménez, así como el uso del VAR: "Es falta sobre Trigueros y la acción acaba en gol. El árbitro acude al monitor y todos creíamos que lo iba a anular. El equipo se repone y llega la acción del penalti. Es un choque entre los dos , las imágenes hablan por sí solas. Si se aumenta la capacidad de enjuiciar con el VAR debe ser para ayudar".

Por su parte, reconoció que estas decisiones han sacado del partido a los suyos: "Hemos querido no desviarnos pero ha sido difícil porque te ves con una impotencia tremenda. En la segunda parte hemos tratado de reaccionar pero el cuarto gol ha sido un golpe anímico y el hemos recortado distancias ha llegado cuando quedaban pocos minutos".

Sobre la lucha por Europa, Emery afirma que todo se aprieta para estas últimas jornadas: "Era un partido importante para ambos conjuntos. La clasificación para el quinto y sexto puesto se complica, la Real Sociedad se queda a cuatro puntos y los que vienen por detrás tienen opciones. Lo más positivo de tarde de hoy es que hemos mantenido el golaveraje con el Celta".

Antes del primer acto, Gerónimo Rulli y Mario Gaspar, ambos en el banquillo, vieron la roja directo por protestar al árbitros. Un comportamiento que ha enfadado al míster amarillo: "Tenemos que hacer una autocritica y tener más madurez pese a las circunstancias. Aunque no esté en nuestras manos, debemos ser nás inteligentes en este tipo de situaciones".