El Estadio de la Cerámica vuelve a acoger este domingo un partido con público en las gradas después de más de un año desde que la pandemia del coronavirus obligara a cerrar los estadios de fútbol. El Submarino, que se enfrenta al Sevilla a partir de las 18.30 horas con un puesto de Europa en juego, tendrá el apoyo de 5.000 groguets que desde horas antes del choque se han dejado ver por las inmediaciones del estadio para apoyar a su equipo en una temporada histórica.

Volver a pisar La Cerámica será un sueño hecho realidad para muchos 'groguets'. El fútbol no es lo mismo sin su gente y el Villarreal no es lo mismo sin sus aficionados amarillos. Hoy, por fin vuelven a reencontrarse club y afición (hasta 5.000 personas) en el estadio, donde el Submarino se juega la clasificación para los puestos europeos la próxima temporada. Además, también será la oportunidad de festejar, aunque a pequeña escala, la histórica clasificación para la final de la Europa League que jugará el próximo 26 de mayo ante el Manchester United.

Comportamiento ejemplar

Durante los accesos al estadio, reinó la buena organización y la responsabilidad de los asistentes, que guardaron en todo momento la distancia de seguridad para garantizar la integridad de todos. Una muestra más del compromiso demostrado durante la pandemia por los vecinos de Vila-real y resto de la provincia, que han hecho posible que la Comunitat Valenciana sea una de las cuatro comunidades que pueden entrar a los estadios de fútbol en la liga profesional.

Emotivo homenaje

Antes del encuentro, los 5.000 afortunados que volvieron a ver al Villarreal en su casa realizaron una sentida ovación a todas las víctimas de la pandemia del coronavirus. En las gradas, se pudo ver a gente llorando que recordó a algún familiar o conocido que ha perdido la vida durante estos 14 meses que van desde la irrupción del coronavirus.

Colas en el regreso del público a La Cerámica FRANK PALACE

8

La Cerámica recuperó su alma con el regreso del público en el Villarreal-Sevilla MEDITERRÁNEO