El Villarreal no merecía un ninguneo tal como el que le ha dispensado LaLiga. Suena a tomadura de pelo. Solo unos minutos después de que Unai Emery, con buen criterio y defendiendo una cuestión de pura lógica, reclamara un cambio de fecha para el partido contra el Madrid, con el fin de otorgar más descanso a sus jugadores, LaLiga anunciaba el cambio de varios partidos y mantenía el horario en domingo del Villarreal

Un partido también de gran importancia para el conjunto de Emery, que necesita un mejor resultado que Betis y Real para asegurarse una plaza en la Europa League. A día de hoy solo tiene un puesto garantizado en la Conference League, que será la tercera competición europea en orden de importancia. Un error monumental de LaLiga y una falta de consideración para el único representante del fútbol español en Europa. Y ahora viene la pregunta: ¿Qué pensará el Atlético de Madrid que se juega el título con el Real Madrid si el Villarreal saca un equipo plagado de suplentes para no perjudicar sus intereses ante la final del siguiente miércoles? ¿Se sentirá perjudicado el equipo de Simeone que puede ser campeón ante un Valladolid, que tiene algo tan importante en juego como la permanencia en Primera División?

Me parece un desprecio demasiado grosero al Villarreal y todavía espero que ante semejante decisión escandalosa, Tebas enmiende el grave error, porque hasta la Federación Española podría meter baza ante semejante agravio comparativo.

Petición del Villarreal

El Villarreal ya había solicitado durante la semana que se tuviera en cuenta las circunstancias especiales de la disputa de una final europea para adelantar el encuentro. Ni caso. Pero si ya era grave no atender a una solicitud tan evidente y basada en argumentos lógicos, Javier Tebas, se ríe de uno de sus asociados cuando modifica el horario de cuatro partidos y no el del Villarreal. 

Brillante, educado, reivindicativo y defendiendo con contundencia los derechos del Villarreal, estuvo ayer Fernando Roig Negueroles en la cadena Cope. Su discurso destilaba coherencia, con unos modales exquisitos. Lo de la coincidencia con Eurovisión suena a argumento de película de Berlanga, un chiste de mal gusto y casi un insulto a la inteligencia, cuando todo el mundo sabe que se está primando otro tipo de intereses. En cierto modo, LaLiga está adulterando la lucha por el título, porque Emery no puede arriesgarse ni a que su equipo no descanse adecuadamente ante una final histórica y podría decidir dar descanso a varios de sus hombres clave. 

Hay que recordar que el Villarreal acabará la actual temporada siendo el club español que más partidos de competición oficial dispute, al margen también de compromisos de selecciones. Sangrante. Javier Tebas tiene tiempo de rectificar. A un club como el Villarreal no se le puede ningunear de esa manera.