¡Qué locura! Un final de carrera de locos en el GP de Alemania, dos últimas vueltas en las que Sergio García Dols (GasGas) pasó de luchar por el triunfo a tener que morderse la lengua, a contenerse, aunque su jefe, Jorge Martínez Aspar, estalló contra dirección de carrera por lo que acaba de pasar en la pista, reflejo de la impotencia que sentía un equipo que pelea por el título de Moto3 (y lo defiende porque lo ganó en el 2020 con Albert Arenas) que ayer mereció mucho más que el 7º puesto del burrianense, pero una polémica maniobra de Jeremy Alcoba (Honda Gresini), el piloto de Jesús (Tortosa) criado como Sergio en la escuela Monlau, compañeros de mil batallas en las competiciones de formación, enterró sus opciones de victoria.

Se apaga el semáforo

Sergio partía 14º en parrilla, justo por detrás del líder del Mundial, el sorprendente rookie Pedro Acosta (KTM) --sumó su cuarto triunfo en ocho carreras--, tras unos entrenamientos de claro dominio de las Honda (KTM no ganaba en Sachsenring desde el 2014). En una carrera más lenta de lo previsto (rodaron con velocidades punta de 213 km/h cuando en Barcelona alcanzaron los 246), en un circuito de apenas 3,7 km donde los rebufos no son tan decisivos como en otros trazados, el burrianense fue escalando posiciones.

En la vuelta 12, y tras algún que otro susto con la moto, ya era cuarto, con el Tiburón de Mazarrón agotando el cupo de advertencias de los jueces por exceder los límites de la pista. Precisamente con el murciano comenzó un pulso en el que la subida y bajada de puestos era continua. A siete giros de la bandera a cuadros, Sergio se puso segundo, pegado al italiano Foggia (Honda), líder, con Costa detrás. Entonces llegó la partida de bolos, con dos caídas en cadena en el pelotón delantero que casi arrastran al castellonense, pues en la segunda tuvo que corregir la trazada para que el valenciano Masiá (KTM) no lo enviara al suelo.

El burrianense superó el apuro y siguió en la pelea hasta que Alcoba se volvió a cruzar en su camino. Con Sergio tercero, el tarraconense se fue largo en la recta de bajada, excediendo los límites de la pista, pero no cortó gas y cuando regresó, en la frenada, también se pasó, tocando y empujando a Sergio, que tuvo que abrirse, perdiendo contacto con Acosta, las opciones de triunfo y, principalmente, la idea que tenía de seguir recortando la diferencia con el líder del campeonato.

 Resignación

«Es lo que hay, así son las carreras», comentaba el castellonense en el box, en un mensaje de fair play, de no querer echar gasolina a la hoguera. Alcoba, mientras, celebraba su tercer puesto en el corralito previo al podio, donde le comunicaron la penalización de un puesto, por lo que tenía que ceder la tercera plaza a Foggia, curiosamente, otro de los que pisó la zona verde en la última vuelta, aunque para el italiano no hubo sanción. Sí la tuvo Sergio, que pasó de sexto a séptimo. «Ha sido un fin de semana difícil. No teníamos todo para estar ahí como en Barcelona, pero he salido a la carrera a aprender, a darlo todo. Al final tenía opciones, pero me han tocado y me he ido largo», resumió el burrianense con la humildad que le caracteriza. Siguiente parada, el domingo en Assen (Holanda), antes de las vacaciones hasta el 8 de agosto (Austria).

Tras la carrera en Alemania (8ª del curso), Sergio se mantiene segundo del Mundial, curiosamente, con los mismos 90 puntos que sumó al final del campeonato del 2020 con 15 grandes premios disputados. Mundial de Moto3: 1º Pedro ACOSTA (España), 145 puntos; 2º Sergio GARCÍA (España), 90; 3º Jaume MASIá (España), 72; 4º Niccoló ANTONELLI (Italia), 65; y 5º Romano FENATI (Italia), 64.