Quiere sumar los tres primeros puntos de la temporada, pero respeta a su rival en el duelo que le enfrentará este sábado en el RCDE Stadium al Espanyol. Unai Emery repasó ayer el estado actual del Villarreal, tanto deportivo como de mercado, en la víspera de medirse al conjunto blanquiazul, destacando que se encuentra satisfecho con la plantilla que ha conformado el club de cara a una temporada en la que «el objetivo es dar un paso más y competir mejor en la Liga, y para ello nos hemos bien».

«Nos hemos reforzado bien y hemos cedido a jóvenes jugadores para que den un paso más, ha llegado Arnaut Danjuma, llegaron Mandi y Boulaye Dia, y contamos con los también jóvenes Yeremi Pino y Cuenca», indicó.

Respecto a Danjuma indicó que les va a dar lo que buscaban «con posesión de balón, buenos uno contra uno y aprovechamiento del espacio» y agregó que da una alternativa en la izquierda, además de desequilibrio y gol. «Ahora se tiene que adaptar. Habla inglés e irá convocado a Barcelona», explicó el míster.

El mercado

Sobre el cierre del mercado estival, fue sincero. «Tenemos recursos de futbolistas que pueden crecer y sabemos que tenemos jugadores que tienen buen mercado y salida», dijo Emery, quien considera que con el 4-4-2 el futbolista está más cómodo, aunque no descarta dar entrada a otras alternativas.

También remarcó que «es difícil que al Villarreal le quiten algún jugador antes del final del mercado», aunque admitió que «nunca puedes cerrar la puerta a que ocurra algo que se desea».

Sobre los posibles sustos de mercado indicó: «Hubo un equipo que quiso hacerse con Pau, pero no se dio. Pero en un mercado abierto y en un club como este y con los jugadores que tienes siempre se puede dar una salida de esas. Somos un club ambicioso y que quiere crecer, pero abierto a dar salida a jugadores y no cerrar el camino a su crecimiento».

Por último, recordó que Vicente Iborra y Paco Alcácer se entrenan con normalidad tras «realizar un plan de trabajo para que regresara al máximo nivel», finalizó.