El aplazamiento, por parte del Consejo Superior de Deportes (a instancias de LaLiga, con la oposición de la Real Federación Española de Fútbol), del Villarreal-Alavés de la cuarta jornada de la Liga Santander, que estaba previsto para este sábado (18.30 horas), provoca un problema más en el calendario tan apretado que tiene el Submarino en la campaña de su regreso a la Champions. Encontrarle hueco en la saturada temporada es prácticamente una obra de ingeniería, debido a que hay que compaginar la Primera División con la propia Champions... y la Copa del Rey. 

Así, analizando las posibles fechas, hay que irse a la semana del miércoles 12 de enero del 2022 (o en su defecto martes 11 o jueves 13), una de las fechas en las que podría disputarse dicho compromiso. Esa semana no hay competición liguera en Primera División, con los días 15 y 16 (sábado y domingo) reservados para los octavos de final de la Copa del Rey, en lo relacionado a clubs como el Villarreal y Alavés, ya que paralelamente se disputará la Supercopa de España, con las semifinales los días 12 y 13 de enero; y la gran final, el domingo 16. Por tanto, 12 y 13 de enero, sin coincidir con las semis de la Supercopa de España; e incluso el martes 11 podría disputarse el choque aplazado.

Trasladar partidos

Otras alternativas serían las semanas de los miércoles 1 y 15 de diciembre, pero en ese caso habría que mover o posponer los encuentros de las primeras eliminatorias de la Copa del Rey, tanto del Submarino como del conjunto vitoriano.

La Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) difícilmente aceptará que el encuentro se programe para el periplo navideño, puesto que la defensa de unas vacaciones para los jugadores siempre ha sido unos de los principales caballos de batalla de este sindicato.

La guerra que no cesa

Con todo, aunque parezca mentira, la RFEF lucha para que el encuentro se dispute cuando estaba previsto. El CSD está estudiando las alegaciones de la federación española en contra del aplazamiento, que, en su opinión, crea «un precedente de gravísimas consecuencias».

Un día después de pronunciarse a favor de la medida cautelar para el aplazamiento pedido por LaLiga, el organismo que preside José Manuel Franco confirmó que ya ha recibido las argumentaciones de la RFEF, a la que el pasado viernes otorgó un plazo de cinco días para presentarlas.

El CSD acordó tramitar de manera urgente la petición del colectivo que dirige Javier Tebas, que le llegó después de que la misma, junto a las del Villarreal (con tres jugadores afectados: el ecuatoriano Pervis Estupiñán, además de los argentinos Gero Rulli y Juan Foyth) y Sevilla, fuera desestimada por el Comité de Competición de la RFEF, en base al reglamento federativo (artículo 239).

Te puede interesar:

Además de remitir de forma urgente sus alegaciones al CSD, la RFEF dijo que acudirá a los juzgados de los contencioso-administrativo para litigar sobre el fondo. En su opinión, la medida, adoptada sin agotarse el plazo para remitir alegaciones, es contraria a su reglamento y a los principios del derecho público español y antecedentes jurídicos de resoluciones del CSD, que se ha atribuido «una competencia que no tiene».

También señaló que el CSD debería pronunciarse antes de este jueves, «si no quiere adulterar de una manera irreversible la competición de Primera División en esta jornada y en las siguientes».