Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

Las ofertas de compra por el CD Castellón

Así está la actualidad societaria del club, tras el descenso a Primera RFEF

El presidente y máximo accionista del Castellón, Vicente Montesinos, junto al director general y consejero de la entidad, en la sala de prensa de Castalia.

El descenso a Primera RFEF del CD Castellón paralizó de cuajo una operación de compra de acciones del club que se hallaba en marcha, con la mediación de una consultoría cuya especialización centra su negocio en el deporte, sobre todo en el fútbol. La agencia en cuestión trabajaba inversores potentes para la entidad albinegra aunque con la idea de mantener la gestión localista del Castellón y mantener la cara de Vicente Montesinos al frente del proyecto, con parte de su equipo de gestión al lado. 

Montesinos es consciente de que el crecimiento futuro del Castellón pasa por una remodelación y acondicionamiento profundo del Estadio Castalia, obsoleto para los tiempos que corren en el fútbol profesional. Otro pilar clave es la construcción de una ciudad deportiva propia, el anhelo desde que la penosa gestión de David Cruz motivó que se perdiera la gestión de la Ciudad Deportiva Facsa. El máximo accionista de la SAD es consciente de ello, tanto como que se siente solo para tirar adelante con tan ambiciosas empresas, más aún cuando no ha sentido nunca el apoyo institucional para colaborar en ambas empresas pese a sus constantes intentos de lograr ese respaldo que necesita el Castellón para arrancar.

La experiencia fallida

Por otra parte, Montesinos no quiere regresar a una experiencia que resultó fallida como la de José Miguel Garrido, fundamentalmente por la falta de sintonía y las profundas diferencias en la forma de gestionar la entidad. El presidente no estaría nunca dispuesto a dejar el club en las manos equivocadas, aunque nunca existe garantía absoluta de ello; en su fuero interno solo contempla la llegada de un potencial accionista que respete las señas de identidad del Castellón y entienda la idiosincrasia del club y la ciudad. Sí, es difícil, pero no aceptará propuestas de agentes que quieren colocar a sus jugadores o hacer negocio a costa del club como ha sucedido en otras ciudades. El modelo Peter Lim se tiene muy presente para que no se aloje en Castalia.

Contactos

De hecho, Montesinos sigue recibiendo numerosas llamadas de intermediarios preguntando por el precio del club y la posibilidad de hacerse con la mayoría accionarial. No ha aceptado ninguna de ellas. El quid de la cuestión es que el actual propietario de más del 93% de las acciones, a través de la sociedad Capital Albinegro, sabe que el Castellón necesita una inyección de capital para crecer como club, independientemente de los éxitos deportivos que conduzcan a un nuevo ascenso al fútbol profesional.

El descenso a Primera RFEF, justo en las puertas del centenario (2022) fue un duro golpe para un hombre al que no se le puede discutir su pasión y su apuesta, arriesgando su patrimonio, por salvar al club de la desaparición. Pero ahora hay que dar un paso al frente decisivo; pero sabe que es imposible darlo sin un inversor con poderío económico suficiente para tirar de los proyectos importantes que son imprescindibles para asentar al club en la élite.

Es evidente que el ninguneo que siempre ha sentido como presidente albinegro por los poderes fácticos de la sociedad de la capital, también minan su moral. ¿Llegará esa oferta importante para inyectar cash al Castellón? Montesinos tuvo cerca antes del descenso una puerta abierta a la entrada de dinero. De momento, el futuro del club está asegurado, porque no lo dejará en manos de un buscafortunas, pero Gary Cooper (Montesinos) está harto de plantarse solo ante el peligro.

Compartir el artículo

stats