Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

La previa | El Castellón, necesitado de una mutación para apagar las alarmas

Mario Barco, única baja para un partido muy complejo por rival (Cornellà) y superficie (17.00 horas)

Álvaro Campos en el Sindical, volviendo a habituarse a una superficie en la que el Castellón no juega desde hace 18 meses.

Subraya Sergi Escobar que no hay alarmas encendidas, pese a que el CD Castellón, que carga además con la pesada mochila de recién descendido, solo ha ganado un partido de cuatro en el grupo 2 de la Primera RFEF, merecimientos aparte. Con todo, si quiere desactivar cualquier alerta, debe ganar ya (17.00 horas, Footters). Acude con algunos apuros a Cornellà, rival que tan buenos recuerdos le trae, pero ni está en juego el ascenso a Segunda A como en julio del 2020 ni el Nou Municipal, de maltrecho césped artificial, es La Rosaleda.

«Quedan 102 puntos: esto es una carrera de fondo y las alarmas no tienen que sonar tan pronto, sabiendo que perjudican más que ayudan; menos mal que jugadores y técnicos nos debemos abstraer, trabajar como hasta ahora y que la pelotita entre...», subrayó. «Hacemos muchas cosas bien pero no se ven reflejado en los puntos: deberíamos llevar al menos seis, no es pedir nada que no sea lo que hayamos visto», recalcó Escobar.

 

Aún duele

El almazorense había arrancado la rueda de prensa recordando que la derrota ante el Atlético Sanluqueño fue tan dolorosa porque, a su juicio, hicieron «uno de los mejores partidos que se han visto últimamente en Castalia». «De haber ganado un partido más, estaríamos a un punto de los play-off», comparte. «Con todo lo mal que lo estamos haciendo, los equipos de arriba no se no han ido...», desliza Escobar, quien recupera del todo a Carles Salvador, Vicente Esquerdo y César Díaz. «Es la primera vez que podré disponer de toda la plantilla salvo Mario Barco, a quien aún le quedan partidos de sanción...», resume. Así lo corrobora la citación de 22 futbolistas, con Koke Sáiz como único del B.

El campo, mal

Escobar se ve obligado, por dinámica y circunstancias, a transformar a su equipo en Cornellà, en un «deteriorado» césped natural, único campo de esta superficie que queda junto al del Andorra, una superficie en la que los albinegros no juegan desde hace cerca de 19 meses. Por ello, avisa de que «el Castellón se tiene que parecer más al equipo de Escobar de Tercera que a lo que estamos viendo últimamente». «Va a haber mucho rechace, muchas segundas jugadas, muchas acciones a balón parado, saques de banda que se meten en el área aunque están lejos...; y mucho menos ataque organizado», contempla.

La ficha del Cornellà-Castellón.

La ficha del Cornellà-Castellón. MEDITERRÁNEO

Once muy cambiado

Todas las líneas son susceptibles de cambios. Atrás, Yac Diori podría regresar, esta vez para jugar como central, «que es su sitio», matizó sobre el mal día, como lateral derecho, en Albacete. Quiere más músculo, por lo que podría apostar con un trivote aprovechando el regreso de Carles Salvador. Pablo Hernández tendrá aún más libertad de movimientos, con serias opciones arriba para David Cubillas.

Compartir el artículo

stats