Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CD CASTELLÓN

Quo vadis, Castellón?

Los albinegros, todavía en descenso tras cinco jornadas, el equipo adolece de falta de gol, le penalizan los graves errores en el área propia...

Sergi Escobar, entrenador del CD Castellón. GABRIEL UTIEL

Superado el primer mes de competición, las primeras cinco jornadas, tienen al CD Castellón muy lejos de los puestos de cabeza en Primera RFEF. Es más, está en zona de peligro, cargando aún con la pesada mochila del descenso y sin haber encontrado todavía la forma de funcionar. Penalizado en las dos áreas, sin encontrar una fórmula alternativa a Pablo Hernández, con demasiados vaivenes en las alineaciones y, aunque ajeno a su propia dinámica, perjudicado por las decisiones arbitrales y hasta de los órganos disciplinarios. Y, encima, el calendario se le complica.

 

Un equipo con muy poco gol

Los jugadores que componen la primera plantilla del Castellón, la pasada temporada, anotaron, bien como albinegros, bien en sus equipos de procedencia, apenas 24 goles. Este inicio de temporada (cuatro tantos solo) ha corroborado esos problemas cara a puerta, fuera de casa principalmente por la escasa fluidez en su juego y en Castalia, por los graves errores de finalización, puestos de manifiesto, sobre todo, ante al Atlético Sanluqueño.

Errores de bulto en el área propia 

De nuevo el último partido en casa como ejemplo, cuando Edu Luna derribó a Julen Azkue y Dani Güiza, de penalti, selló el triunfo visitante. Son dos goles de penalti y otros dos en acciones a balón parado, por no hablar de la falta de atención en el gol de la Balona, en una defensa en la que salvo Álvaro Campos, todos son nuevos. El sábado, Eloy Gila volvió a evidenciar esos desajustes y puso de nuevo el partido muy cuesta arriba. Porque esa es otra cruz de este Castellón: si empieza perdiendo, la escasa capacidad de reacción de los hombres de Sergi Escobar... 

Si Pablo Hernández no aparece... 

El Castellón ha sido un equipo muy reconocible e incluso avasallador cuando el Mago ha estado participativo, como frente al Albacete y Cornellà cuando salió del banquillo en ambos casos; y especialmente en los dos partidos de casa (principalmente el más reciente). Si él no juega, o si lo hace a un tono gris (Linense), el Castellón peca de cierta vulgaridad

El foco puesto en Sergi Escobar 

El almazorense aún no ha hecho funcionar al Castellón, con solo media docena de jugadores de la plantilla del descenso. Le ha perjudicado que los fichajes más importantes, los que llegaron a última hora, lo hicieron sin ritmo y/o lesionados, pero ni el juego ni los resultados son convincentes. Tampoco agrada, aun cargado de razón, su discurso por los arbitrajes. 

Malos arbitrajes, el factor externo 

El Castellón tiene motivos de queja en todos los encuentros: el polémico 3-1 en Albacete, lleva dos penaltis en contra y ninguno a favor, expulsiones de diversos miembros del banquillo, el gol anulado el pasado sábado en Cornellà... Encima, también escuecen los cuatro encuentros de sanción a Mario Barco por parte del Comité de Competición.

Compartir el artículo

stats