Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FÚTBOL FEMENINO

La incombustible Ana Palacio en el Alqueries

La centrocampista lleva una década enfundándose la camiseta del Alqueries cada semana y forma parte de la evolución del equipo tanto dentro como fuera del campo

Ana Palacio es un pilar dentro del vestuario del equipo de Rafa Font de Mora, el Alqueries femenino.

El Alqueries lleva cuatro temporadas dando guerra en Liga Autonómica y no es algo baladí teniendo en cuenta lo que costó alcanzar esa categoría, tanto sobre el terreno de juego como fuera del mismo. El conjunto arlequinado es un equipo de guerreras y una de las que más liderazgo tiene dentro del vestuario es Ana Palacio, una de las capitanas. Galones ganados a pulso durante toda una década en la entidad gualdiazul.

Ana dio sus primeras patadas al balón en el colegio. Su escuela fue el Villarreal, pero en un fútbol femenino sustancialmente diferente al actual, alejado de los focos y sin ningún equipo de base en la provincia de Castellón.

Tras unos años en el filial groguet llegó a un Alqueries cuyas pretensiones estaban muy alejadas todavía de su realidad actual, ya que por aquel entonces militaba en 1ª Regional. «Al principio jugábamos para hacer deporte y entretenernos, pero cuando llegaron los buenos resultados y ganamos la primera liga, comprendimos que dándole seriedad al tema podíamos hacer grandes cosas», recuerda la centrocampista. 

Y así fue, porque no solo ganaron una liga sino que, tras no poder cristalizar el ascenso logrado en el campo por cuestiones económicas, volvieron a pelear, se levantaron y ganaron la competición por segunda ocasión. «Demostramos que nos merecíamos el ascenso, que no había sido una casualidad. Para nosotras fue un reto», declara la jugadora alqueriense. 

Referente en el vestuario

Desde aquel ascenso han pasado cuatro temporadas en las que el equipo ha ido creciendo hasta asentarse en Autonómica. En esa consolidación ha sido clave el papel de Ana, una jugadora que es un pilar en el vestuario: «Las compañeras me consideran un apoyo fuera del terreno de juego». Ya sobre el césped la capitana del Alqueries es una centrocampista de contención y de buena colocación, con jerarquía en un equipo guerrero. Posiblemente no sea el mejor técnicamente, pero a casta nadie supera al bloque de Font de Mora. En su etapa como cadete, Ana incluso fue seleccionada para el Nacional de selecciones autonómicas, una cita de responsabilidad a la par que bonita en la que compartió minutos de fútbol con Ivana Andrés o Gemma Gili.

La jugadora del Alqueries se ve ligada al fútbol como psicóloga, atendiendo a su profesión de enfermera especializada en salud mental. Eso sí, de momento todavía le quedan años de calzarse las botas cada fin de semana.

Compartir el artículo

stats