Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

FC Barcelona

Laporta se entrega a Xavi

El plan de la directiva es que Sergi Barjuan dirija solo un partido antes del desembarco en el vestuario del ídolo culé

Xavi junto a Òscar Hernández, su hermano que ejerce de segundo entrenador en el Al-Sadd.

Entró en la tarde del jueves sonriendo en el vestuario de la ciudad deportiva de Sant Joan Despí. Iba acompañado Sergi Barjuan, nuevo e interino entrenador del Barça, por el presidente Joan Laporta y el vicepresidente Rafael Yuste. Entró feliz aunque sabía que es una visita provisional, tal vez para solo un partido (dos como máximo) si el club logra cerrar el fichaje de Xavi Hernández, el técnico elegido para suplir al destituido Koeman.

Sergi sabe que su paso del filial al primer equipo es fugaz porque Laporta, tras muchos meses de dudas, recelos y desencuentros, se ha entregado finalmente a Xavi. Indignado por la derrota en Vallecas, no le quedada otra opción tras despedir de madrugada al neerlandés, incapaz como fue en verano de hallar un relevo que colmara sus deseos. Lo buscó el dirigente, pero no lo encontró.

Abandonada la vía alemana por cara e inaccesible, Laporta ha mirado a Xavi. El Bayern pagó 25 millones de euros al Leipzig por Nagelsmann, el sueño prohibido del presidente, Klopp se siente feliz en Anfield y Tuchel es un tesoro para el Chelsea campeón de Europa, además de que Flick está entusiasmado con su nuevo desafío de regenerar a la nueva Alemania. Tras explorar sin éxito en esa escuela que domina el fútbol europeo, el dirigente ha tenido que dirigirse hacia Doha para recuperar el póster electoral de Víctor Font. 

Xavi, en un entrenamiento con el Al-Sadd. @ALSADDSC

A la tercera, sí

Ya tenía en el club a Jordi Cruyff, que era para el candidato perdedor en las elecciones su secretario técnico (ahora con Laporta ejerce de director de scouting internacional) y pronto espera reunir a Xavi, destinado al banquillo. Con Font era mánager general deportivo y entrenador. Con Laporta, solo técnico y no tendrá tanto poder como le confería el proyecto del empresario de Granollers.

Pero él ahora sí quiere venir, pese a ser consciente de la delicada situación del equipo, sumergido en un período decadente. Quiere venir tras decir previamente dos veces no a Bartomeu. Y quien más necesita que venga es, curiosamente, Laporta. De pronto, se ha roto el deshielo que había presidido las relaciones entre ambos después de compartir tiempos de confidencias y buena química durante su convivencia en el primer mandato del presidente (2003-2010). 

Xavi, con su cuerpo técnico en un entrenamiento del Al-Sadd en Doha. @ALSADDSC

Recomponer relaciones

En la contienda electoral, Xavi eludió posicionarse abiertamente a favor de Font. "Yo soy un activo del Barça, pero no soy proactivo de ningún candidato", dijo a este diario, pese a que este lo tenía como bandera de su proyecto deportivo, junto a Jordi Cruyff. Aparecía en los organigramas de Font, con quien había trabajado durante años, quebrando ese antiguo buen rollo tejido con Laporta. Ha tardado tiempo en recomponerse y se ha hecho gracias a las gestiones de Alejandro Echevarría, cuñado del presidente y exdirectivo.

Laporta y Yuste charlan con Sergi Barjuan en su primer día de trabajo como técnico interino. FC Barcelona

La crisis del Barça de Koeman, alejado de las posiciones europeas en la Liga y con el futuro en la Champions seriamente comprometido, ha dejado a Laporta sin margen de maniobra cuando se ha llegado a finales de octubre. Y esa resistencia ("Xavi debe tener algo más de recorrido", dijo el entonces candidato en febrero justo antes de ganar las elecciones el 7 de marzo) ha dado paso a negociaciones urgentes con el Al-Sadd para que el técnico llegue lo antes posible. Ocho meses más tarde, Xavi ya completó, según Laporta, el recorrido adecuado para sentarse en el banquillo del Camp Nou.

Núñez, Cruyff, Cambra...

Es un extraño giro de Laporta que tiene un precedente en la historia azulgrana. En 1988, coincidiendo con el estallido del Motín del Hesperia en el que la plantilla, arropada por Luis Aragonés, exige la dimisión de Josep Lluís Núñez, este se apropia de la figura de Johan Cruyff y decide ficharlo, a pesar de estaba siendo capitalizado por la oposición que lideraba en aquel momento Sixte Cambra.

Un año más tarde, Núñez ganaba las elecciones, mientras Cruyff iniciaba la exitosa construcción del ‘Dream Team’. Ahora, Laporta ha acudido a la hoja de ruta de Font para escoger los líderes que deben impulsar la reconstrucción del Barça. En la madrugada del miércoles a jueves llamó personalmente al técnico.

Yuste, Sergi y Laporta, en el vestuario del primer equipo tras la presentación del técnico interino. FC Barcelona

Estreno en Vigo

De ahí, las prisas del presidente en reclutar a Xavi, que vendrá con Òscar Hernández, su hermano y segundo entrenador, Sergio Alegre, tercer técnico, Iván Torres, preparador físico, y tres analistas, porque su idea inicial de resistir con Koeman, al menos hasta el mercado invernal, estalló por los aires con las dos derrotas consecutivas: Madrid y Rayo. 

Quería ganar tiempo, ahí se entiende la ficticia ratificación antes al neerlandés de que el Barça perdiera con el Atlético, para elegir al entrenador de su proyecto ya que tenía uno heredado de Bartomeu. En enero, el presidente hubiera tenido más opciones. Ahora ya no. Las conversaciones con Xavi ya se habían iniciado hace varias semanas, aceleradas ahora para que el interinaje de Sergi Barjuán sea lo más breve posible.

El Barça esperaba que el Al-Sadd desbloqueara la salida del técnico ya mismo, permitiendo así que pudiera sentarse en el banquillo en Kiev el próximo martes. Pero el club catarí alega que tiene dos partidos claves (mañana ante el Al Ahli y el miércoles 3 frente al Al-Duhail), que frenan el viaje inmediato a Barcelona. A Xavi se le espera el jueves, por lo que podría debutar en Vigo el próximo sábado 6 de noviembre porque Laporta se le ha entregado. Se ha puesto en sus manos. 

Compartir el artículo

stats