Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

TENIS
LA ENTREVISTA DE LA SEMANA ROBERTO BAUTISTA TENISTA PROFESIONAL

Bautista: "Llevo años muy exigido y este 2021 quizás me ha faltado un poco de frescura"

El tenista de Benlloc hace balance de una temporada a la que pone fin esta semana en la Copa Davis

Roberto Bautista posa para Mediterráneo en las instalaciones de la Piscina Provincial de Castelló.

La de este 2021 no ha sido, por sensaciones, su mejor temporada. Pero Roberto Bautista Agut (Benlloc, 14 de abril de 1988) afronta esta semana la Copa Davis con España con sentimientos opuestos. Los que le confieren los recuerdos que le trae la última edición del 2019, en la que alzó el título tras una dura semana en la que perdió a su padre, y la ilusión por volver a competir a un gran nivel ante la afición española. El castellonense es, a sus 33 años, uno de los veteranos del equipo nacional, pero mantiene la misma ilusión que los más jóvenes.

Se encuentran a pocos días de disputar una nueva edición de la Copa Davis, ¿con qué sensaciones llega usted y el equipo? 

Yo me encuentro bien, la verdad. He podido descansar en este final de año, he entrenado en los últimos días y creo que llego bastante en forma. Esta semana aún la tenemos para prepararnos ya aquí en Madrid y eso nos ayudará. Y sobre el equipo decir que es un equipo muy completo, con buenos singlistas y buen dobles, y aunque notaremos mucho la ausencia de Rafa Nadal, creo que no nos van a faltar ganas, ilusión y motivación, y más aún jugando en casa; hacerlo en Madrid es increíble.

¿Hay presión por ser los defensores del título del 2019?

Presión seguro que hay porque siempre la hay cuando uno juega la Copa Davis, y cuando es en casa más aún. Juegas en casa, juegas en Madrid y quieres hacerlo bien, y es lógico y normal que haya responsabilidad y un poquito más de presión; pero eso es lo que es esta competición en sí.

Imagino que es un torneo especial para usted, tanto a nivel deportivo como a nivel personal.

Es un torneo que me trae muchos recuerdos. Al final acabamos ganándola, en una semana que fue diferente, especial, única... A mí me trae muchas emociones porque lo que viví allí en esa pista fue algo increíble.

¿Es muy difícil controlar esas emociones en la pista?

Sí, en la Copa Davis sí, por eso es una competición tan difícil, tan complicada, tan especial... Y es una competición que te lleva al límite, en la que hay mucha tensión, responsabilidad y estrés, y juegas en equipo y por eso es una competición tan bonita.

A nivel deportivo juegan este viernes contra Ecuador y, dos días después, contra Rusia, ¿cómo son estas dos selecciones?

A priori, la eliminatoria ante Ecuador es la más asequible, pero en la Copa Davis se iguala todo mucho, por la tensión y la presión, y al final todo el mundo está muy motivado y con ganas de hacerlo bien. Rusia, por su parte, viene de ganar la ATP Cup 2021 y de proclamarse campeones de la Copa del Mundo en Australia, y son uno de los favoritos; pero también es verdad que España juega en casa, es la actual campeona de la Copa Davis... Son eliminatorias complicadas, pero bonitas porque al final dependemos de nosotros mismos: si nosotros damos nivel y jugamos bien, creo que España va a tener sus opciones.

Decía antes que España tiene un equipo completo, es una mezcla de juventud y veteranía, con Alcaraz, Carreño, Granollers, Feliciano y usted, que llega como el segundo mejor jugador de la selección española a esta competición

Sí, así es. Está claro que vamos a notar la baja de Rafa, porque es una pieza muy importante en el equipo español, pero creo que el equipo es muy completo y, sobre todo, tiene muchas ganas de hacerlo bien y jugar una buena edición de la Copa Davis.

Rafa Nadal no estará, pero seguro que no se lo perderá.

No creo que venga porque estará descansado y centrado en el principio de temporada del año que viene, preparándose a tope, pero seguro que de reojo estará mirándonos a nosotros y haciendo mucha fuerza desde casa.

Él preparando la próxima temporada y usted cierra en esta Copa Davis la actual, ¿qué balance hace de este año, que parece ha sido un poco irregular?

Ha sido un año complicado, difícil, en el que empecé en Australia pasándolo bastante mal por el tema del confinamiento; irregular también porque no jugué bien el primer Gran Slam del año y creo que eso me lastró un poco y me influyó de cara al resto de la temporada. Sí que es verdad que, en cuanto a números, la temporada ha sido buena, correcta, pero he tenido la sensación de que todo lo que hacía me sabía a poco y eso me ha estresado demasiado pese a que he terminado en la 19ª posición del ranking ATP, que la verdad es que está muy bien.

¿Quizás por eso le hemos visto dudando en algunos torneos?

Sí, claro, todo afecta porque hay más urgencia de resultados, estás más pendiente de ganar como sea en lugar de estar centrado en las cosas que tienes que hacer bien para ganar, y eso es lo complejo de este deporte, que hay muchas cosas que influyen en una pista.

Y ese aspecto, ¿cómo se trabaja en el día a día?

Se trabaja rebajando expectativas, aceptando mucho, yendo poco a poco desde los entrenamientos y el día a día, e ir poco a poco. Y también descansando, parando un poco y oxigenando la cabeza.

Y, al mismo tiempo, es una enseñanza más para usted.

Sí, aquí no se deja de aprender nunca. El tenis es un deporte que, semana tras semana, no dejas nunca de aprender y es un deporte que te enseña muchos valores, que no te deja relajarte ni un segundo, y en el que no paras nunca de aprender y mejorar.

Si echa la vista atrás, y en vistas a cómo ha transcurrido todo el año, ¿se arrepiente de haber renunciado a los Juegos Olímpicos de Tokio del pasado verano?

No, qué va. Yo soy siempre de los de ‘a lo hecho, pecho’ y que nunca hay que arrepentirse de las decisiones que uno toma porque, cuando las toma, es por algo. Llevo años muy exigido, en los que en casa no han sido fáciles y tampoco me he podido relajar a nivel deportivo y personal, y este año quizás faltaba un poquito de frescura y tampoco es fácil estar ahí tantos años sin bajar el pistón, sin bajar el nivel.

Y, ¿cómo se plantea el 2022?

Todavía no ha salido el calendario por el covid, pero lo normal es que juguemos la ATP Cup a principio de año y luego vayamos a Australia... No sé nada más, pero sí sé que afrontaremos el año con ganas y con ilusión de poder competir un año más.

Dice que es difícil estar ahí, pero es un objetivo cumplido acabar el 2021 en el ‘top-20’ del ránking mundial.

Sí, la verdad es que llevo ocho años seguidos en el ‘top-20’, ‘top-25’ y eso son muchos años porque el tenis no te deja parar. El que lleve ahí muchos años sin salirme significa también que he llevado una vida muy ordenada, muy profesional, muy exigida; que me voy a dormir pronto, como bien y me planifico bien... 

Y llevarlo con un niño pequeño (su hijo nació en septiembre del 2020) en casa también es mérito.

Sí, con el chiquillo y con más cosas, que en casa cada uno tenemos nuestras historias (ríe).

Con esos hitos que ha ido alcanzando y recordando que llegó a ser el noveno mejor jugador del mundo en noviembre del 2019, ¿con qué objetivo arranca uno la próxima temporada?

Yo siempre, cuando empiezo un año, me marco como objetivo llegar a los 2.000 puntos y ese es mi objetivo de cara al año que viene. Sé que es muy complicado porque hay cambios de generaciones y llega gente muy joven empujando, y no es fácil, pero ese es mi objetivo, que supone acabar entre los 15 mejores del mundo.

Y, la última: ahora el tenis se centra en la Copa Davis masculina, pero acabamos de pasar de una semana en la que han brillado Paula Badosa y la campeona Garbiñe Muguruza en las finales ATP. ¿Cómo ve el tenis femenino español?

Es muy bueno para el tenis español que estén ahí arriba y que también el tenis femenino empuje al mismo nivel que el masculino, y que les vaya bien. Yo me alegro mucho porque el esfuerzo sé que es muy grande; estoy en contacto con ellas y con sus equipos, y la verdad es que han hecho un magnífico año las dos.

Por cierto, ¿qué me dice de ‘nuestra’ Sara Sorribes? Está sensacional este curso.

Sara está súper bien y le auguro un futuro muy, muy bueno. Ella es joven y tiene mucho margen de mejora, y creo que algún día estará dentro de las 20 mejores, estoy seguro de ello porque tiene muchísima calidad. 

Compartir el artículo

stats