Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MOTOR

Joan Barreda y su relación de amor-odio con el rally Dakar

El piloto torreblanquino, pese a sus 27 triunfos de etapa, no ha podido pasar del quinto puesto en motos

Joan Barreda, a sus 38 años, afronta un nuevo Dakar en un equipazo como el Monster Energy Honda Team. MONSTER ENERGY HONDA TEAM

Joan Barreda estará en el Dakar (del 1 al 14 de enero), de nuevo, en el grupo de los principales favoritos a su conquista, de la mano del potente Monster Energy Honda Team. A sus 38 años, el torreblanquino espera, por fin, sacarse la espina, la de una buena clasificación final (¿por qué no ganarlo?), en pos de esa fiabilidad que no ha tenido, pese a ser el piloto español de motos con más victorias parciales en la madre de todos los rallis.

Hay que tener en cuenta que Barreda ha tenido una historia de amor y odio con esta prueba. Pese a sus 27 triunfos de etapa, la otra cara (o, mejor dicho, cruz) han sido todo esa larga lista de problemas físicos y técnicos que le han impedido poder ganarlo. 

Un rápido repaso a sus participaciones

Su debut en 2011 fue, de alguna forma, un fiel reflejo de lo que estaba por venir: en sus dos primeras etapas se cayó dos veces de la moto y se vio obligado a abandonar. Su mala suerte continuaría en 2013, cuando una avería en la bomba de gasolina le dejó tirado en medio del desierto; y en 2015, cuando rompió parte del manillar y tuvo que recorrer 130 kilómetros «con una mano». Un año después se produjo su segundo abandono, al que seguirían otros dos: 2018 (rotura de rodilla) y 2019 (tras despeñarse por un barranco)

La última aventura

A este 2021, en cambio, llegaba sano, tras aprovechar el confinamiento para recuperarse y curar las lesiones que arrastraba de todos estos años de infortunios. Aún así, Barreda se vio inmerso en una competición irregular, en la que empezó ganando tres de las primeras seis etapas. Sin embargo, su suerte se tornó en penuria en los siguientes días. En la octava etapa, una caída le hizo perder el conocimiento por un instante. Con todo, consiguió reponerse; y cuando parecía que la fortuna le volvía a sonreír, llegó 11º al penúltimo día: tras haberse desorientado, fruto del cansancio y el golpe sufrido dos días antes, se saltó un punto de repostaje y fue sancionado con casi dos horas, lo que le obligó, de nuevo, a no acabar el Dakar.

Confirmación y preparación

Tras esta traumática experiencia, muchos temían que Barreda arrojase la toalla. El torreblanquino, en cambio, ha seguido participando en las competiciones de preparación para el Dakar del 2022... y con bastante éxito.

En mayo, Barreda ganó el Andalucía Rally. También se impondría más adelante en la Baja España Aragón (como ya hiciera en otras cuatro ocasiones), en la que ganó todas y cada una de las etapas. No tuvo tanta suerte, en cambio, en el Rally Marruecos, en donde empezó ganando la primera jornada, aunque un error de navegación en el tercer día le costó una 11ª posición. Es el cierre imperfecto a una preparación casi perfecta con la que Barreda espera, al fin, ganar su tan ansiado Dakar, con el quinto puesto del 2017 como mejor clasificación general en sus 11 participaciones precedentes.

Compartir el artículo

stats