Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baloncesto

James Nnaji, el portento físico de 17 años que asombra en el Barça

El pívot nigeriano se estrenó en la ACB ante el Manresa con récord de valoración, superando los registros de un jugador menor de 18 años, en poder de Navarro, y también de tapones

James Nnaji.

En la batalla espectacular que se vivió este domingo en el Palau y que acabó llevándose el Baxi Manresa en la prórroga, el nombre de James Nnaji fue de los que corrió de boca en boca. Nadie podía esperarse un debut tan brillante en la Liga Endesa como el que realizó el pívot nigeriano (Makurdi, Nigeria, 14/08/2004), que ya había disputado algunos minutos en la Euroliga contra el Zalgiris. El jovencísimo jugador de 17 años acabó con números para recordar: 10 puntos, 5 rebotes y 5 tapones en apenas 19 minutos.

Con esas estadísticas batió dos récords de precocidad en la Liga: el de tapones para un jugador de menos de 18 años, que tenía en su poder el jugador del Unicaja, Yannick Nzosa, con cuatro. Y también el récord de valoración de jugadores menores de 18 años en el Barça, que estaba en poder de Juan Carlos Navarro, desde la temporada 97-98 con 15 créditos. Nnaji logró 19.

“Ni en nuestros mejores sueños esperábamos este nivel de Nnaji. Quizás fue nuestro jugador más sólido. Y mirando los números, también de los mejores. Reglas, tácticas…a veces se confunde. Pero no te puedo decir de dónde se ha sacado este partido. Lo único positivo de hoy. Se esfuerza mucho. Es un chico increíble. Le falta mucho, claro”, explicó al acabar Jasikevicius que este martes volverá a tenerlo en el banquillo en el partido de Euroliga ante el Armani Milán (21h, DAZN).

Madurez y carácter

El técnico azulgrana le dio la titularidad, forzado por las numerosas bajas, y Nnaji fue haciendo crecer el asombro del Palau con su agresividad para pelear por el rebote, su capacidad de intimidación, encadenando un tapón tras otro, y aprovechando sus oportunidades para sumar en ataque. “Lo que hizo no es ninguna sorpres, porque es lo que él hace en la EBA. Lo sorprendente es que lo hiciera tres peldaños más arriba: en la ACB, y frente a rivales de tanto poder físico como los del Manresa”, cuenta su técnico el Barça B, Roger Grimau, que alaba a Nnaji por su madurez, su determinación y su carácter para no rehuir la pelea. 

Nnaji se incorporó el pasado verano al Barça como júnior de primer año procedente de László Rátgéber Akamedia de Pecs, en Hungría, una escuela de formación donde pasó tres años de su vida. Ahora vive y estudia en La Masia junto a algunos de sus compañeros como Michael Caicedo o Agustín Ubal. Y en unos meses, ha confirmado las expectativas que existían a su llegada y el club le ha ampliado su contrato para esta temporada y dos más. “Tiene el nivel defensivo de la ACB. Y es muy importante que sea sólido atrás. Ahora tiene que ver cómo encajar en ataque y seguir trabajando a nivel técnico y táctico”, afirma Grimau.

Con 2,08 de estatura y unos brazos larguísimos, Nnaji destaca sobre todo por su excelente 'timing' de salto y su capacidad de reacción. “Cuando le hicieron el examen médico se vio, por los parámetros que analizan, que es el jugador más fuerte físicamente que han pasado por el club”, asegura Fabián Telléz, el técnico que lo tuvo a sus órdenes la pasada temporada, en la que el pívot nigeriano ya dejó alguna muestra del potencial que atesora. Fue elegido el MVP de la final del Campeonato de España que disputó frente al Madrid al acabar con 14 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias y 28 de valoración. Y apenas unas semanas antes, junto a Michael Caicedo, fue elegido para el quinteto ideal del torneo Next Generation, como se conoce la Euroliga júnior, después de alcanzar la final. Un talento emergente que llama a la puerta.

Compartir el artículo

stats