50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY El Periódico Mediterráneo

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ajedrez

El 'peón' de Putin no luchará por la corona mundial

Serguei Aleksandrovich Karjakin nació en Crimea y compitió con la bandera ucraniana hasta que adquirió la nacionalidad rusa con el respaldo del presidente

Sergei Karjakin, gran maestro ruso de ajedrez.

Serguei Aleksandrovich Karjakin nació en enero de 1990 en Simferopol, Crimea. Por entonces una 'óblast' (región) más de Ucrania, nacionalidad con la compitió el ajedrecista hasta 2009. Pero ese año, Karjakin niño prodigio que pasaba por ser el gran maestro más joven de la historia (12 años y 7 meses), adquirió la ciudadanía rusa, alentado por el respaldo de Vladimir Putin. El dirigente mostró interés en convertirlo en el futuro campeón del mundo de ajedrez, deporte en el que los soviéticos-rusos evidenciaron una “superioridad intelectual” que quedó plasmada en el palmarés.

'Peón' de Putin

Al inicio de la invasión de Ucrania, Karjakin se significó con unas llamativas declaraciones contra su antiguo país: “Estoy totalmente de acuerdo y apoyo todo lo que hace Putin con respecto a la estúpida Ucrania. ¡Qué suerte tengo de amar y vivir en Rusia!”. Y recientemente se dejó ver en Ekaterimburgo en un acto en el que incidió con su discurso a favor de la invasión: “Nuestra causa es justa. Juntos venceremos”. Fue el único ajedrecista ruso que se pronunció abiertamente a favor de Putin, el resto cuestionaron la decisión. Hasta Karpov ha preferido no posicionarse públicamente sobre el asunto, pese a ser diputado de la Duma.

Karjakin era uno de los seis clasificados para el torneo de candidatos de Madrid, que se disputará del 16 de junio al 7 de julio. De ahí saldrá el rival que disputará al actual campeón, el noruego Magnus Carlsen, la corona mundial en 2023. Algo que no hará el delfín de Putin, ya que la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) le ha sancionado sin jugar ninguna competición durante los próximos seis meses por saltarse el Código Ético con sus mensajes belicistas. Comentarios que “dañan la reputación del ajedrez y de la FIDE, además de la del propio Karjakin”. El ruso, informado de la sanción, se limitó a responder: “No lo lamento”. Pero desde el Kremlin, donde el ajedrez es una potente arma propagandística, sí ha pedido a la FIDE que revoque la prohibición.

Ucrania recela de la FIDE

La FIDE, que está dirigida por rusos desde 1995, tiene como presidente a Arkady Dvorkovich, quien fuese viceprimer ministro ruso en la etapa previa a Putin, con Medvedev de presidente. Lo que provoca el recelo de la Federación Ucraniana de Ajedrez, que está presionando para que renuncie o se celebre una Asamblea General extraordinaria para decidir el futuro de Dvorkovich. A eso suman la exigencia de que ningún ruso pueda seguir jugando, como ha ordenado el Comité Olímpico Internacional, algo que no cumple la FIDE, ya que ha facilitado que los rusos y bielorrusos que quieran seguir compitiendo, lo hagan bajo otra bandera. Siendo Evgeny Romanov el primero en aprovechar esa medida, al alistarse con Noruega. Tampoco ha tomado la FIDE ninguna medida contra la Federación Rusa, que tiene varios miembros en su Patronato Honorario que han sido sancionados por gobiernos occidentales y por la Unión Europea.

Compartir el artículo

stats