Suscríbete

El Periódico Mediterráneo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LOS PLANES DE XAVI

"El diagnóstico claro" del Barcelona, pero sin dinero... de momento

Xavi observa el Getafe-Barça desde la banda. FCBARCELONA

Cumplido en Getafe "el objetivo de mínimos", al Barça le ha sobrado una jornada para ser subcampeón de Liga, el foco se dirige ahora hacia Mateu Alemany, director de fútbol del club azulgrana, y Jordi Cruyff, miembro de la secretaría técnica, pendientes todos de que Joan Laporta encuentre el dinero necesario para financiar la gran revolución. El desafío es inmenso porque se trata de refundar deportivamente el equipo sin liquidez, a no ser que el presidente active esas "palancas" económicas para reflotar el club.

Tras seis meses complejos, Xavi tiene "muy claro el diagnóstico de lo que necesita la plantilla para volver a ser competitiva la próxima temporada. Ha diseccionado el técnico las profundas deficiencias que han sacudido a su equipo, que ha podido escalar del noveno al segundo lugar, aunque, al mismo tiempo, se ha estrellado en las otras competiciones: Champions, Supercopa de España, Copa del Rey y hasta Europa League, incapaz como fue el Barça de Xavi de acercarse a una verdadera opción de título.

Sabe lo que le falta realmente y así se lo ha trasladado al club hace semanas. Sabe que no son retoques. Ni mucho menos. Afecta a la estructura del equipo, que seguirá sosteniéndose sobre los pilares que le proporcionan los cuatro capitanes (Busquets, Piqué, Sergi Roberto, que aún no ha hecho oficial su renovación hasta el 2023, y Jordi Alba). Pero alrededor de ellos deben cambiar muchas cosas.

"Sabemos lo que nos falta para ser competitivos y lo sabe la junta. Lo saben Mateu y Jordi" -Xavi, técnico del Barça

decoration

El diagnóstico está muy definido ("sabemos lo que nos falta para ser competitivos y lo sabe la junta, lo saben Mateu y Jordi", argumentó el entrenador), pero todo está por hacer. Ni siquiera ellos tres, los dueños de la planificación deportiva, saben lo que podrán ejecutar. El papel lo aguanta todo.

El mercado, que "será muy largo", según avanzó Alemany, pondrá al club en su sitio, angustiado cómo anda por la delicadísima situación económica que le estrangula desde hace años tras la época de despilfarro (Dembélé, Coutinho, ya vendido al Aston Villa por 20 millones de euros cuando había costado 120 + 40 en variables hace cuatro años, y Griezmann) sin fin.

Un plan lleno de incógnitas

Ni el propio Xavi tiene la certeza de que esa idea que ha ido construyendo en estos primeros meses en el Camp Nou puedan ser ejecutados. La dimensión de la revolución es tan profunda y el dinero tan poco que todo se complica, aumentando, por lo tanto, la presión sobre los dos ejecutivos (Alemany Jordi Cruyff) y, por supuesto, sobre Joan Laporta, el presidente que ya no podrá descargar (15 meses después de tomar posesión) toda la responsabilidad en la "envenenada herencia", como él suele calificarla, de Josep María Bartomeu.

Xavi necesita muchas cosas. En realidad, necesita un Barça nuevo. Las reformas provisionales ejecutadas en el invierno pasado le han servido para ser segundo en la Liga. Pero ni ha oteado la posibilidad real de alcanzar un título, lo que ha frustrado al técnico porque ha desmontado sus expectativas.

El paso del tiempo ha ido minando su mensaje, atrapado por el inesperado declive en el rendimiento de un equipo que le ilusionó a él. Y al barcelonismo, especialmente tras el 0-4 del Bernabéú. Se le ha diluido todo lo construido en los tres primeros meses del 2022, coincidiendo con la llegada de Alves, Adama, Aubameyang y Ferran Torres, se ha evaporado.

Reforma total

Necesita una reforma total de un destartalado Barça, que se ha venido abajo en los tres últimos años. Necesita un delantero goleador fiable. Lewandowski es el elegido. No importa la edad (a punto de cumplir 34 años) sino su fiabilidad, por mucho que el Bayern Múnich no lo suelte antes del 2023 cuando expira su contrato. No está Xavi para más experimentos. Pero el Bayern no vende. No vende, al menos, hasta que no encuentre alguien que le proporcione esos 40 goles por curso.

Y, además, el club no tiene liquidez para competir con los grandes clubs europeos, por lo que la vía del goleador polaco sería el camino más corto para simplificarle los problemas al técnico. Un ‘nueve’, un par de centrales (Christensen ya está hecho y a coste cero, pero falta otro), un extremo si Dembélé no renueva (Raphinha, del Leeds, es el gran candidato), un centrocampista al menos (Kessié, del Milán, ya está cerrado, también a coste cero) y dos laterales, uno derecho (Azpilicueta sería ideal para Xavi) y otro izquierdo (Marcos Alonso). Ambos del Chelsea, de donde también procede Christensen.

"¿Riqui Puig? ¿Nombres? Hablaremos con ellos y seremos claros. Pero ya vamos contrarreloj porque en dos meses y medio empieza la Liga. El año que viene tenemos que competir por todos los títulos" -Xavi, técnico del Barça

decoration

El perfil de los objetivos que ha escrito Xavi en su hoja de ruta definen la precariedad que inunda al Barça, alejado de las grandes estrellas como se acaba de demostrar con el fichaje de Erling Haaland por el Manchester City. No sabe, por lo tanto, el entrenador azulgrana que tendrá dentro de dos meses y medio.

"Depende de la situación económica. Si es buena y es solvente, soy optimista", confesó Xavi, quien firmaba en noviembre quedar segundo en la Liga. Y quien también firmaría que Alemany y Jordi Cruyff le trajeran este verano todo lo que ha pedido. Y ha pedido mucho porque hay pocas cosas que le sirven en el Barça que heredó, como ya le había avisado Koeman antes de ser despedido.

Tiene Xavi la numerosa lista de jugadores afectados por esa revolución que exige el Barça. "¿Riqui Puig? ¿Nombres? Hablaremos con ellos y seremos claros. Pero ya vamos contrarreloj porque en dos meses y medio empieza la Liga. El año que viene tenemos que competir por todos los títulos".

Compartir el artículo

stats